ADELA, adela, antipetrolera, Costa Rica, Sustentabilidad, petróleo, medio ambiente, campaña, petroleras, energía, Harken, MKJ, movimiento antopetrolera en Costa Rica.

Oil exploration, oil development, enivronment, environmental organizations, sustentability, Adela.

inicio :: prensa y difusión :: comunicados de la campaña
 

Octubre, 2003
Cincuenta y siete mil millones de dólares: una cifra impronunciable e impresentable

 

Por casi un año y medio los y las costarricenses y muchas personas alrededor del mundo, celebramos con alegría el rumbo que había tomado nuestro país ya que las concesiones petroleras se declararon inviables ambientalmente para las costas del Caribe Costarricense.

La valiente decisión de la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (SETENA) fue no solo oportuna, sino histórica: el Estado Costarricense por primera vez acata las múltiples razones y establece límites ambientales para cierto tipo de inversiones, o mejor dicho, mega-inversiones.

Al no poder demostrar la empresa Harken que las actividades de perforación petrolera fueran inofensivas para el ambiente y las personas que dependen del mismo, la SETENA no tuvo otra opción que declarar inviable esta inversión en un lugar, en el que el Estado Costarricense junto con los habitantes de la zona, vienen haciendo grandes esfuerzos para equilibrar de la mejor forma las actividades humanas con las productivas, económicas y ambientales.

Estamos hablando de un pozo de más de 2000 metros de profundidad a 5km de la costa Caribe, muy cerca de parques nacionales y refugios de vida silvestre. También cerca de comunidades afrocaribeñas para quienes en el mar está la vida.

En marzo del año pasado, la SETENA toma una decisión difícil, la cual fue adoptada no al calor de los alegatos de los “extremistas”, sino después de largas sesiones de estudio, de análisis y de consulta. Una decisión tomada luego de la revisión de miles de páginas entre cartas y documentos científicos. Luego de haber escuchado el parecer de buena parte de la población, no solo del Caribe sino de las organizaciones, partidos políticos, figuras públicas, comunidades, etc.

Es posible que SETENA no haya tomado nunca una decisión más democrática que ésta. Decisión que el Ministerio del Ambiente y el mismo Presidente de la República respaldaron, con la firme convicción de que expandir la frontera petrolera hasta nuestro país no es una buena opción ni para el presente ni para el futuro.

Hechos actuales

Durante este año y medio vivimos la alegría de que las instituciones más democráticas de nuestro sistema constitucional -la Sala Cuarta, la Defensoría de los Habitantes, la SETENA, así como el Ministerio del Ambiente, la Municipalidad de Talamanca y algunos diputados - le dan la razón al ambiente. Sin embargo, tenemos que seguir haciendo esfuerzos para revertir las amenazas de la exploración y explotación petrolera. Esto se logrará con la derogación de la actual Ley de Hidrocarburos que constituye el siguiente paso para el movimiento antipetrolero.

Mientas sucedía todo esto, el Ministerio del Ambiente estuvo estudiando todo el caso de las concesiones con la asesoría necesaria, desde el punto de vista legal y de derecho internacional. Finalmente, decide rescindir el contrato y notifica a la parte afectada: la compañía Harken Costa Rica Holdings.

El sábado pasado oficialmente nos enteramos de que la compañía está buscando una salida a ésta situación y nos dio una sorpresa que jamás nos imaginamos, al pedir una cifra tan astronómica: $57000 millones de dólares equivalente a 23 billones con 199 mil millones de colones. Dicha cifra es impronunciable. Como bien lo dijo la Nación, ese monto es 15 veces la deuda externa de Costa Rica y 11 presupuestos estatales anuales.

No cabe duda que la empresa no está buscando otra cosa más que hacer a nuestro pequeño Estado Costarricense desistir de tan importante decisión. Como si la voluntad del Estado y su soberanía no contara para tomar una decisión nacional. Lo que hacen las reglas del Libre Mercado lo estamos viendo de forma emblemática con el caso petrolero. Menos mal que aún no hemos firmado el capítulo de inversiones del TLC, con el cual no tendríamos ni siquiera derecho a una legislación que permitiera la decisión que se tomó hace año y medio.

Para mayor información, puede comunicarse con:
Mauricio Álvarez (Facilitador del Grupo de Trabajo en Energía), FECON
Tel: 283-6046 ó 283-6128
c.e.: oilwatch@feconcr.org / info@feconcr.org

arriba

 
 

 

No a las petroleras, antipetroleras, adela, costa rica, Costa Rica, oilwatch, oil, expansion, exploraciones petroleras, explotación petrolera, petróleo, Caribe, contra las actividades petroleras en Costa Rica
 

2004, Grupo ADELA, Costa Rica
Ver sitio del año 2002 • Go to 2002 web site
Diseño, hospedaje y mantenimiento: cosmovisiones.com
Escribir a ADELA: adela@grupoadela.org
Sitio de la campaña antipetrolera en Costa Rica