inicio :: prensa y difusión :: Revista La Bici
 

Bush petrolero

Los primeros pinos que hizo el actual presidente Bush en negocios de petróleo fueron con pequeñas compañías de su familia en Texas, pero casi siempre con saldos negativos. En 1984, siendo propietario de Bush Exploration (resultado de diversas otras empresas suyas entradas en crisis), decidió fusionar ésta con otra –también– pequeña compañía de exploración llamada Spectrum 7, de la cual pasó a ser presidente. Ésta, igualmente, pronto entró en crisis dificultándose su supervivencia, a pesar de que controlaba 180 pozos en Texas. La salvación la constituyó, en 1986, la compra de acciones de Spectrum 7 por parte de Harken Energy Corporation, fusionándose. Gracias a esto el actual presidente Bush acabó convertido en uno de los propietarios de la nueva firma.

Debido a que durante el gobierno de Busch (padre) se otorgó a Harken un contrato por 35 años en Bahrein, en el Golfo Pérsico, por encima de multinacionales con mayor experiencia, influyentes medios de comunicación como la revista Time se preguntaron cómo una empresa sin prestigio internacional había sido utilizada por el hijo del presidente para especular y enriquecerse. La investigación no terminó en sanción alguna contra los Bush, pero el debate ético no dejó bien parada a la familia presidencial. Para los analistas de la prensa y para la opinión pública en general no cabía duda de que el interés patriótico había sido manipulado cuando los intereses financieros de la familia presidencial estaban muy cerca del frente de combate. (Harken estuvo entre las empresas que contribuyeron a la financiación de las dos campañas presidenciales de Bush padre, e hizo lo mismo con las del hijo: para la gobernación de Texas en 1994 y en 1998, y para la presidencial en 2000.)

Los cargos de tráfico de influencias contra Bush Jr. se repitieron en 1994, cuando siendo candidato a la gobernación de Texas el semanario neoyorquino The Nation lo acusó de presionar al ministro de Obras Públicas de Argentina, Rodolfo Terragno, para que le adjudicara un contrato de gas a la multinacional Enron, una de las compañías que habían aportado recursos a su campaña electoral. El gobierno de Raúl Alfonsín no cedió a las pretensiones de Bush, pero más tarde, durante la primera administración de Menem, amigo de los Bush, la construcción del gasoducto entre Argentina y Chile le fue entregada en concesión a Enron.

 

arriba

 

 

LABICI 1
[bajar el pdf]

Créditos

Presentación

Actualización
Campaña de oposición rotunda a la
actividad petrolera en Limón

Situación actual en el aspecto legal
Calendario del proceso

impactos
Impactos de la actividad petrolera
en Costa Rica

Turismo amenazado
Tortugas marinas en peligro
Contaminación
Mal mundial

Empresas petroleras
Empresas dudosas
Bush petrolero
El contrato de la vergüenza

Acción
Cinco cosas que usted puede hacer

Organizaciones y redes
Oilwatch Costa Rica
Oilwatch Mesoamerica
Oilwatch Internacional
Acción de Lucha Antipetrolera

Noticias

Opinión

Declaración

Ecos

 

2004, Grupo ADELA, Costa Rica
Ver sitio del año 2002 • Go to 2002 web site
Diseño, hospedaje y mantenimiento: cosmovisiones.com
Escribir a ADELA: adela@grupoadela.org
Sitio de la campaña antipetrolera en Costa Rica