inicio :: prensa y difusión :: Revista La Bici
 

Impactos
de la actividad petrolera en Costa Rica

La actividad petrolera que se pretende desarrollar en Costa Rica tiene muchos impactos que no se pueden traducir en dinero pues se trata de la vida, la sociedad, la cultura, la naturaleza.  

En el Caribe existen importantes riquezas naturales como los arrecifes de coral, pastos marinos, manglares. También valiosas especies de peces comerciales, tortugas, delfines, etc.
Sabemos, por la experiencia de otros países, que la actividad petrolera afecta a muchas otras actividades que dificilmente pueden convivir con la misma. Ya sea por la declarada “contaminación de rutina”, que existe en toda exploración petrolera, como por un eventual derrame.

Los riegos que la actividad conlleva deberían estar correctamente evaluados en el Estudio de Impacto Ambiental (eia) presentado por la empresa petrolera, pero las limitaciones de este documento nos llevan a temer por la seguridad de nuestros recursos.

Importancia de los arrecifes de coral

En la costa caribeña existen los arrecifes coralinos más diversos, más productivos y mejor desarrollados de Costa Rica, que se agrupan en tres bloques:

• Moín-Puerto Limón-Isla Uvita.

• Cahuita, el más grande de los tres.

• Puerto Viejo-Punta Mona, el más diverso, protegido parcialmente por el Refugio de Vida Silvestre Gandoca-Manzanillo.

Estos ecosistemas son refugios y semilleros de especies de flora y fauna, incluyendo peces de valor comercial que viajan a otras áreas donde la explotación está reduciendo el recurso. Internacionalmente, estos arrecifes actúan como puentes entre los arrecifes de Nicaragua y Panamá.

Son también importantes atractivos turísticos en el Caribe sur; incluso la economía de la comunidad de Cahuita depende de los ingresos generados por su arrecife de coral.
Los arrecifes de nuestra costa Caribe ya no pueden soportar más presiones, pues en los últimos años se han visto afectados por el terremoto de Limón de 1991, el fenómeno del Niño, enfermedades, mortalidad masiva de erizos. También han sufrido por el abuso en ciertas actividades productivas, desechos, contaminantes y sedimentos terrestres.

Riesgos

En el atlántico panameño se han producido dos grandes derrames: en 1968 un buque dejó escapar 3 millones de litros de petróleo, en 1986 un tanque se rompió liberando 8 millones de litros en la bahía Las Minas, una zona muy similar a nuestras costas caribeñas. Los estudios hechos después de este tipo de accidentes han revelado cómo el petróleo afecta a corales, tortugas, manglares y otros organismos.

Cuando el petróleo entra en un arrecife de coral tiende a concentrarse en las “piscinas” donde el oleaje es más débil. La diversidad biológica se pierde pues cuando el coral muere el sustrato calizo es ocupado por algas y los animales que viven en el coral mueren. Cuando las consecuencias no son letales, el coral queda enfermo: se blanquea, se inflama, se infecta con bacterias.

El pasto marino puede llegar a morir, pues el petróleo contamina las hojas. En los manglares el petróleo contamina y puede llegar a matar las raíces, afectando toda la fauna que vive en ellas.

No tiene que llegar a darse un derrame de grandes magnitudes para que el ambiente sufra: una plataforma exploratoria siempre genera contaminación “de rutina”, como resultado de los fluidos y desechos de perforación, aceites y combustibles manipulados y transportados durante el período exploratorio.

Riquezas biológicas

Mar adentro, a lo largo de la costa, se encuentran importantes campos de pastos marinos. Estas plantas producen gran cantidad de oxígeno y son el equivalente a los bosques en la tierra.

Al sur de la costa, en Gandoca-Manzanillo viven diferentes especies de delfines; éste es el única lugar en el mundo donde se ha visto el cruce entre el delfín tucuxi, de agua dulce, y el delfín bufeo o nariz de botella, propio de aguas saladas.

Gandoca también es especial porque allí se encuentra el manglar más extenso y menos alterado de nuestra costa Caribe sur, ocupa 2,5 hectáreas. En sus raíces viven ermitaños, algas, esponjas, cangrejos y moluscos. Allí se ubica el único banco natural de ostión de mangle del Caribe de Costa Rica.

Impactos sociales

Los impactos sociales de proyectos de tal magnitud son enormes. Desde el cambio de hábito de las personas originarias de la zona, el desempleo que podrá producir (al eliminarse puestos de trabajo en pesca y turismo) o los pequeños y pocos empleos que puedan provenir del desarrollo petrolero (mano de obra barata por poco tiempo) afectarán directamente en la población.

Las relaciones sociales tradicionales serán alteradas. Muchos pobladores venderán sus propiedades. La inmigración y emigración se darán en forma desplanificada. Habrá trastornos urbanísticos. Asimismo, la desilusión ante falsas expectativas (como la muy promocionada generación de empleo) puede generar tensión y conflictos sociales al no verse concretada.

Aumentará la brecha entre ricos y pobres. Surgirá, además, nuevos problemas sociales y acrecentamiento de los actuales (delincuencia, vivienda precaria, salud, servicios básicos no resueltos, etc.).

Pescadores en peligro

La actividad pesquera genera entre 600 y 800 empleos directos, según la temporada.
En toda la región se encuentran más de 200 embarcaciones pesqueras. Cada una brinda empleo a un promedio de tres tripulantes, el cual sube a 4 en los meses de octubre a enero.
En Limón, Moín, Portete, Puita y Cieneguita hay unas 145 embarcaciones pesqueras. Barra del Colorado es el segundo centro pesquero, pues allí se ubican 53 embarcaciones, a las que se suman otras cinco de Tortuguero y Parismina. En el Caribe sur se reportan menos de 10 embarcaciones. Es decir, la actividad pesquera concierne principalmente al Caribe norte y a Limón y sus alrededores.

Precisamente en esa región de Limón y el Caribe Norte es donde se pretende levantar una plataforma de exploración petrolera.

Por otra parte, el aprovechamiento comercial de especies como langosta, pargo, macarela, tiburón y camarones, entre otras, suma alrededor de 1500 millones de colones.

Los impactos que podría sufrir esta actividad no están bien analizados en el eia de Harken, porque no toma en cuenta que todas esas especies tienen ciclos anuales y se limita a un análisis de unos cuantos meses. Deberían haber estudiado la actividad pesquera por lo menos durante un año.

El estudio debería indicar, por ejemplo, cómo la “contaminación de rutina” puede afectar a la pesca. Incluso, considerar los impactos en caso de un derrame de grandes proporciones. Se sabe que cuando estos accidentes ocurren las autoridades sanitarias declararan una veda en el consumo de pescado.

Tenemos la mala experiencia de las 20 mil detonaciones que Harken Energy realizó durante el estudio de reflexión sísmica. Como la empresa no hizo estudios previos sobre las poblaciones de peces, no sabemos la magnitud del daño causado, esto no puede volver a ocurrir.

Más dudas

Científicos nacionales y extranjeros que han analizado el Estudio de Impacto Ambiental (eia) y el Anexo de aclaraciones solicitado por el minae han señalado que el documento fue elaborado apresuradamente, contiene información contradictoria, irrelevante, desactualizada, errónea, o simplemente falta información.

No se aclara cuál es la abundancia de peces en el área del proyecto. Sin esa información no se pueden estimar los posibles impactos. La empresa dice que realizará un monitoreo de pesca en los alrededores de la plataforma, pero no indica cómo se va a realizar ni cuáles especies de peces va a tomar en cuenta.

Se dice que la exploración no tendría efectos en Cahuita, pero anexan un mapa donde se ve claramente que en caso de un derrame el petróleo puede llegar al arrecife de Cahuita.
¿Y en caso de accidentes? Se afirma que un equipo de especialistas en derrames podría llegar al sitio del accidente en tres horas. Pero en ese tiempo el petróleo puede llegar a la playa.

arriba

 

 

LABICI 1
[bajar el pdf]

Créditos

Presentación

Actualización
Campaña de oposición rotunda a la
actividad petrolera en Limón

Situación actual en el aspecto legal
Calendario del proceso

impactos
Impactos de la actividad petrolera
en Costa Rica

Turismo amenazado
Tortugas marinas en peligro
Contaminación
Mal mundial

Empresas petroleras
Empresas dudosas
Bush petrolero
El contrato de la vergüenza

Acción
Cinco cosas que usted puede hacer

Organizaciones y redes
Oilwatch Costa Rica
Oilwatch Mesoamerica
Oilwatch Internacional
Acción de Lucha Antipetrolera

Noticias

Opinión

Declaración

Ecos

 

2004, Grupo ADELA, Costa Rica
Ver sitio del año 2002 • Go to 2002 web site
Diseño, hospedaje y mantenimiento: cosmovisiones.com
Escribir a ADELA: adela@grupoadela.org
Sitio de la campaña antipetrolera en Costa Rica