inicio :: prensa y difusión :: Revista La Bici
 

Una historia de engaños

Cámaras de turismo de Costa Rica temen impacto de proyecto petrolero

San José. La Federación de Cámaras de Turismo expresó hoy su preocupación por el impacto negativo que podría generar la explotación petrolífera del Caribe costarricense, donde la empresa estadounidense Harken pretende llevar a cabo un proyecto de gran magnitud.

En un comunicado, la Federación, que agrupa a 900 pequeñas empresas, manifestó que la "actividad turística se verá seriamente disminuida y amenazada con la aprobación del Estudio de Impacto Ambiental (eia) por parte de la Secretaría Técnica Ambiental de Costa Rica (setena)".

Según la Federación de Cámaras de Turismo, "la supuesta generación de empleo que generará la explotación petrolera en la provincia de Limón es totalmente falsa".
Por su parte, Roxana Silman, directora de la Corporación Caribeña de Conservación (CCC), organización no gubernamental que trabaja con tortugas marinas en el Caribe costarricense, criticó el aval que la setena concedió al eia. "La decisión de la comisión técnica ignora evaluaciones e inquietudes presentados a la setena por expertos independientes y va en contra de las recomendaciones emitidas por la Defensoría de los Habitantes".
Agencia EFE, martes 15 de enero, 2002Estancada exploración en el norte
En abril del 2000 la empresa estadounidense Mallon Oil Company, Sucursal Costa Rica, ganó la licitación para buscar petróleo en seis bloques terrestres en la zona norte del país; sin embargo, casi dos años después, el proyecto está prácticamente estancado.

Recientes resoluciones de la Sala Constitucional sobre la búsqueda de hidrocarburos y la lentitud de los trámites administrativos son parte de las trabas que enfrenta la empresa.

La gerente en Costa Rica de Mallon, Jenny Alfaro, reconoció en una entrevista con La Nación, que después de tantos meses "queda cierto sinsabor", pues la compañía ni siquiera ha firmado el contrato definitivo con el Gobierno, para buscar hidrocarburos en San Carlos de Alajuela y al norte de Limón (vea mapa en página 38).

A todos estos inconvenientes se suma el desconocimiento de las poblaciones sancarleñas, que ven el proyecto con escepticismo.

Sobre todo porque en la década de los noventas hubo otras iniciativas en la zona que no prosperaron en su búsqueda del oro negro

¿Por qué los atrasos? Pese a que la empresa presentó su Estudio de Impacto Ambiental en octubre del 2000 ante la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (Setena), esta dependencia aún no lo ha resuelto, 16 meses después.

Según su secretario técnico, Humberto Cerdas, la Setena ha estado saturada de proyectos y resoluciones a las que tuvo que darles prioridad.

Además, en materia legal, las cosas no están del todo claras para Mallon Oil Company.

Un fallo de la Sala Constitucional, del 21 de diciembre anterior, establece que el Estado debe garantizar la viabilidad ambiental de un proyecto antes de firmar el contrato respectivo.
Así las cosas, Mallon no podría firmar el acuerdo con el Gobierno hasta que la Setena no apruebe el estudio correspondiente, explicó Jenny Alfaro.

La propuesta de Mallon. La gerente también aclaró que toda esta situación no significa que Mallon tenga intenciones de abandonar el proyecto en el país.

Hasta ahora la empresa radicada en Colorado, Estados Unidos, ya invirtió $1,1 millones (¢384 millones), en el análisis de los expedientes sobre exploraciones petroleras realizadas en el pasado en la zona norte.

Además, si la firma obtiene la viabilidad ambiental realizaría varios estudios sísmicos y seis pozos de exploración. Juntos, los seis pozos alcanzarían 12,4 kilómetros de perforación.

La inversión hasta aquí ya rondaría casi $8 millones más (¢2.792 millones), pero los sitios de excavación están por definir.

Para la empresa no será fácil determinar dentro de los 9.497 kilómetros cuadrados adjudicados, dónde perforar. Todo este espacio representa el 18,58 por ciento del territorio nacional.

Según la Dirección General de Hidrocarburos, si la empresa encuentra petróleo y gas natural en cantidades explotables, Mallon tendría que entregarle al país una regalía que va entre el 1 por ciento y el 15 por ciento de la producción bruta.

Vanessa Loaiza N. es redactora de La Nación. Artículo publicado el lunes 18 de marzo del 2002.


Plan petrolero

En eventuales gobiernos de los partidos Liberación Nacional (PLN) o Acción Ciudadana (PAC) se rechazaría de plano la explotación petrolera en territorio costarricense.

Rolando Araya, candidato presidencial del PLN, y Ottón Solís, del PAC, manifestaron ayer que no apoyarían la extracción de hidrocarburos porque atenta contra la ecología en el país. Solís fue el más enfático e incluso aseguró que buscaría las alternativas para anular el contrato que hoy permite a Harken explorar en suelo limonense y que, eventualmente, también le concedería la explotación petrolera durante 20 años.

"Haríamos todo lo posible para rescindir el contrato sin comprometer los recursos del país", dijo Solís.

Por su parte, Rolando Araya comentó que, por el momento, no sabe a qué alternativas legales recurriría para evitar la inversión petrolera en Costa Rica.

"Ahora lo que le pido a la Setena es que posponga su decisión y que deje en manos del próximo gobierno la posición final sobre el petróleo", manifestó.

Pacheco moderado. Por el contrario, su contrincante por el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), Abel Pacheco, minimizó la posición que externó el domingo anterior en su concentración de fuerza en San José.

Ese día fue enfático al expresar: "Por un no rotundo a la explotación petrolera, por un no rotundo a la minería a cielo abierto estoy aquí, costarricenses".

Ayer, al ser consultado de nuevo, alegó que no puede oponerse al contrato. "Lo que ya está firmado lo respetamos", señaló.

Vanessa Loaiza N. es redactora de La Nación. Artículo publicado el 22 de enero del 2002. Colaboraron en esta información Alexánder Ramírez e Israel Oconitrillo, redactor y corresponsal de La Nación.


Derogan requisitos ambientales

Desde el siete de febrero pasado, la Ley de hidrocarburos perdió el texto en el que se establecían los requisitos obligatorios de los estudios de impacto ambiental, para actividades de exploración petrolera y explotación de combustibles.

Ese día, la Sala IV declaró con lugar una acción de inconstitucionalidad y anuló los párrafos segundo y siguientes del artículo 41 de esta norma.

En estos apartados se establecía quiénes son los responsables de un estudio de impacto ambiental, una descripción del proyecto y cuáles son sus efectos en la flora y fauna de una región.

También exigía información sobre las medidas de mitigación y los planes de contingencia para prevenir o controlar los efectos nocivos sobre los ecosistemas marinos y terrestres.

La acción de inconstitucionalidad fue presentada en diciembre anterior por la Asociación Justicia para la Naturaleza, que se opone a la búsqueda y explotación de hidrocarburos en el país.

Satisfacción ambientalista. Sin embargo, por el momento se conoce solo la parte dispositiva de la sentencia, que es vista con beneplácito por grupos ambientales.

Rodrigo Alberto Carazo, de la Asociación de Lucha Antipetrolera (adela), dijo que este fallo es otro paso más para pedirle a la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (Setena), que no apruebe el estudio de impacto ambiental que permitiría la instalación de una plataforma de exploración petrolera en Moín, Limón.

Según Carazo, en 1993 la Sala IV había declarado inconstitucional el párrafo segundo del artículo 41, tras una consulta legislativa de constitucionalidad.

No obstante, "la Asamblea Legislativa no acató el pronunciamiento", dijo.

Eso le permite a los ambientalistas asegurar que cualquier contrato firmado desde entonces y amparado en la Ley de hidrocarburos, es "absolutamente nulo". Un criterio contrario tiene el viceministro de Ambiente, Iván Vincenti.

El jerarca asegura que aunque la sentencia tiene efectos retroactivos a la fecha de vigencia de la ley, no afecta los derechos adquiridos de buena fe.

Eso significaría que el contrato con la transnacional Harken Energy para explorar en Limón se mantiene.

Junto a esta resolución, en diciembre anterior la Sala IV también declaró con lugar dos amparos en contra de las exploraciones petroleras.

Uno de ellos ratifica que la Setena no cuenta con el personal técnico y los recursos económicos suficientes para aprobar los estudios de impacto ambiental.

Vanessa Loaiza N. es redactora de La Nación, artículo publicado el martes 12 de febrero del 2002.


Setena rechazó búsqueda petrolera

Después de cinco años de trámites, resoluciones de la Sala Constitucional y las protestas de grupos ambientalistas, ayer, la Setena anunció que no aprueba la exploración petrolera en Limón.

Según la resolución 146-2002, la propuesta de búsqueda de hidrocarburos en el Caribe "no es viable ambientalmente".

Aunque ayer hubo hermetismo de parte de los voceros de las compañías, ambas tienen un plazo de tres días hábiles –a partir del lunes– para apelar el fallo.

Por el contrario, para grupos de ambientalistas como la Asociación de Lucha Antipetrolera (adela), o Oilwatch, la negativa a la exploración es un triunfo en su lucha por mantener a Limón libre de inversionistas petroleros.

Principales razones. La Setena emitió 55 considerandos generales, legales y ambientales para rechazar el estudio de impacto ambiental que le habría permitido a las empresas instalar una plataforma de exploración petrolera frente a Moín.

Según Humberto Cerdas, secretario técnico de la entidad, el estudio presentó "lagunas técnicas" las cuales no garantizaban una búsqueda de petróleo "limpia" que no riñera con la conservación del ambiente.

También aseguró que el documento presentado por Harken no evaluaba suficientemente los impactos de la exploración sobre la flora y la fauna marina.

Cerdas añadió que el estudio no precisó cómo se tratarían los lodos derivados de la perforación del fondo marino.

Para la consultora legal ambiental, Vicky Cajiao, este fallo no tiene implicaciones serias para el Estado, pues el contrato de exploración con las empresas estaba condicionado a la aprobación del estudio de impacto ambiental.

Agregó que si las compañías no apelan, lo que procede es archivar el expediente.
Por su parte, los ambientalistas externaron satisfacción y cierta cautela.

El representante de adela en Limón y Talamanca, Enrique Joseph, dijo que "todavía no es tiempo de celebrar", pues aún hay un plazo para que las dos empresas afectadas apelen la resolución.

De igual forma, en San José, Rodrigo Alberto Carazo manifestó "una tremenda satisfacción por el resultado, que es el reflejo de toda una lucha de cientos y luego miles de costarricenses opuestos al petróleo".

Mauricio Álvarez de Oilwatch consideró que con este fallo la lucha antipetrolera no se detiene. "Ahora vamos a pedir la derogatoria total de la Ley de hidrocarburos (vigente desde 1996).

El desarrollo económico del país tiene que ir de la mano con proyectos que no dañen el ambiente", sentenció.

Vanessa Loaiza N. es redactora de La Nación. Artículo publicado el sábado 2 de marzo del 2002. Colaboró: Israel Oconitrillo, corresponsal de La Nación.


Harken Energy abandonó exploración petrolera

Ante las dificultades para obtener la aprobación ambiental, la empresa Harken Energy Corporation decidió retirarse del proyecto de exploración petrolera en la costa caribeña de nuestro país.

La empresa, de capital estadounidense con sede en el estado de Nevada, anunció el retiro de su participación de $9 millones que representaba el 40% de las acciones del consorcio Harken Costa Rica Holdings, del cual también forma parte la empresa MKJ Xploraciones, también de capital estadounidense.

Ambas suscribieron desde 1998 un contrato de exploración con el Estado costarricense para la construcción de un pozo exploratorio a 9 kilómetros al noroeste de la costa de Moín con el fin de comprobar la existencia de un yacimiento de hidrocarburos.

Frustrada por el poco avance logrado en el proyecto, la oposición de grupos ambientalistas y el retraso en las decisiones oficiales, en julio del año pasado Harken Energy había trasladado el control del proyecto a MKJ.

La propuesta, que contempla las medidas de contingencia para mitigar los efectos ambientales que podría provocar la construcción del pozo exploratorio, fue presentada por el consorcio empresarial desde el año pasado, sin que a la fecha este órgano haya tomado una decisión.

Hace algunas semanas una comisión de expertos nombrada por este órgano emitió un dictamen donde concluyó que el riesgo de la actividad es de un 0,01%.

La sentencia constitucional señaló que la resolución tendrá efectos retroactivos a la fecha de la vigencia de la norma anulada, sin perjuicio de derechos adquiridos de buena fe, lo cual hace dudar a Setena de sus efectos sobre el contrato y por lo cual esperará la redacción final del fallo.

Las autoridades del consorcio Harken Costa Rica Holdings consideran que la decisión de Harken Energy no tendrá ningún efecto sobre el contrato.

Reynaldo Martínez, redactor del diario La República.


Contratos petroleros

Rodrigo Alberto Carazo

Por razones profesionales primero, por un subsecuente convencimiento profundo y, ¿por qué no decirlo?, sin apasionamiento, he tenido contacto con la oposición a los proyectos para que en toda la costa del Caribe y en la región norte de Costa Rica se lleven a cabo exploraciones y explotaciones petroleras.

Conviene, creo, que los costarricenses sepamos de qué se trata.

El tema tiene cola. En 1993, el PAE 3, firmado por el Gobierno, estableció que como condición de desembolso del segundo tramo del préstamo (que finalmente no se completó), había que hacer un estudio del sector petrolero, "conforme a términos de referencia aprobados por el Banco Mundial" y que a partir de ese estudio y de los comentarios del Banco, debía formularse una reestructuración del sector. Eso sí se cumplió. Cinco días antes de concluir su administración, el entonces presidente Calderón firmó la Ley de hidrocarburos, que define que la exploración y explotación de hidrocarburos es de interés público y que permite al Poder Ejecutivo otorgar concesión sobre esos bienes inalienables del Estado.
El país se cuadriculó en bloques petroleros (24 en total) y, en uno de sus viajes de promoción de inversiones, el presidente Figueres Olsen (94-98) se fue a Houston a buscar interesados en el petróleo nacional.

Alguna respuesta ha de haber tenido, porque ya en 1996 se abrió la primera ronda licitatoria para explorar y explotar petróleo en Costa Rica, seguida de una segunda ronda en 1997. La respuesta fue limitada, porque solo hubo un oferente para algunos de los bloques disponibles, las tres compañías que participaron –sin competir entre sí– son empresas de tercera o cuarta categoría en el mundo petrolero.

Con una de ellas se ha avanzado. En agosto de 1999 el presidente Rodríguez firmó un contrato de concesión sobre un área de más de 5.500 km2, por un plazo de hasta 26 años. El contrato es ominoso. Le hace a uno recordar las concesiones a las bananeras, hace ya más de 100 años.

No sería nuestro. Lo más serio: el petróleo que se encuentre es de la compañía extranjera. Si Costa Rica lo quiere, tiene que comprarlo a precios de mercado internacional. Nos ganamos el flete, dicen quienes lo tratan de defender. A cambio de la concesión, y de apropiarse de nuestra materia prima, la compañía dará una "regalía" escalonada –y fraccionada por campos de extracción– que llegaría a ser del 9 por ciento del volumen extraído (el autoconsumo no paga regalía).

Las cláusulas son leoninas: la compañía tendrá exoneración de todos los impuestos presentes y futuros (salvo el impuesto de renta, que pagará igual que todos, pero sin posibilidad de control contable especializado). Podrá exigir paso forzado o expropiación (pagada) de los predios que requiera; utilizar las aguas y materiales existentes (lastre, arena, piedra). Además, la compañía podrá ceder libremente el contrato a otras empresas (tan solo en dos años ya lo hizo una vez y está en proceso de traspasarlo de nuevo), y el contrato podrá modificarse, en cualquier momento, por acuerdo de las partes.
Es demasiado poco el empleo que genera la actividad petrolera (60 personas en la exploración y unas 200 en la explotación). A pesar de ello, este es el espejismo con el que han tentado a muchos desempleados en Limón.

Sería triste ver a Limón sumido en la descomposición –ambiental y social– que genera el petróleo. Eso no se queda en un solo sitio, se extiende por el país.

El país y la región del Caribe han encontrado otras sendas de desarrollo, particularmente el turismo, que crece año a año y va perfeccionándose con el conocimiento de las muchas personas que en él se involucran. El Caribe ofrece su naturaleza y su cultura, y atrae a un tipo especial de turista, que beneficia a pequeños empresarios y a las comunidades que visita. Los cruceros, hemos leído, llegan cada vez más, y obligan a desarrollar actividades que suplan los requerimientos de esos viajeros.

Playas, tortugas, arrecifes, selva tropical, canales; negros, chinos, indígenas, blancos, europeos... todo ello es materia prima para el desarrollo regional. Lo natural se vería tremendamente afectado por el petróleo. Lo humano lo sería más aún. Conviene parar lo que es inaceptable.

Artículo publicado en el periódico La Nación el viernes 28 de septiembre.


Presión
setena sitiada

San José, 17 de enero 2002. Cuando parecía inminente la aprobación de setena con base en un documento de la comisión técnica de setena para el estudio de impacto ambiental: (preia –201-2001) del 20 de diciembre 2001, la sociedad civil realizó una manifestación frente a las oficinas de setena.

La Comisión Técnica de la setena, recomendó aprobar los permisos finales para que se inicie la perforación petrolera en el Caribe de Costa Rica. Esta decisión ignora los graves vacíos de los estudios de impacto ambiental presentados por la empresa y obedece a groseras e inaceptables presiones del gobierno, de los empresarios norteamericanos y de la Embajada de Estados Unidos de América.

La demostración de fuerza contó con una nutrida participación de activistas, estudiantes, limonenses y otros ciudadanos que estuvieron por más de una hora esperando a ser recibidos por la comisión plenaria de setena. Cuando se presentaron los miembros de la plenaria, se dio un discusión sobre lo que estaba pasando y ellos accedieron a no tomar decisiones aceleradas y reconsiderar el documento técnico (preia –201-2001).


Externalidades del petróleo en Costa Rica

22 millones de dólares anuales

San José, 9 de enero 2002. Un importante estudio preliminar de la Escuela de Economía de la Universidad Nacional nos alerta sobre la relación costo-beneficio negativa que tendrá para el país el proyecto petrolero de la empresa Harken.

Actualmente la mayor parte de los economistas reconocen que uno de los factores que más ha contribuido a la destrucción del planeta es que ni las ventajas que proporciona un ambiente sano ni los costos de los daños ambientales se cuantifican. Por ejemplo, la naturaleza sana que existe hoy día en Limón es una externalidad positiva que permite el turismo ecológico, la pesca, los servicios ambientales, etc. La empresa lo transformará en una externalidad negativa que ya no permitirá dichas actividades. La empresa no asumirá el costo de las consecuencias de esa transformación, sino que se lo transferirá al Estado.
El petróleo le costará al país millones de dólares anuales. El mérito del estudio de la una es que utilizando variables proxy que calcula el costo de las externalidades negativas del proyecto. Los resultados son devastadores: en un escenario medio, la actividad será muy rentable para los inversionistas pero devastadora para Costa Rica pues le costará al país más de veinte millones de dólares anuales. Es decir que, de realizarse el proyecto, el país en general y Limón en particular tendrán puras pérdidas y los inversionistas puras ganancias. Esas ganancias se deberán en gran medida a que la empresa no asumirá al costo de las externalidades negativas que provocará.


Estudiantes marchan al minae

San José, 30 de octubre 2001. Grupos estudiantiles marcharon de la sede “Rodrigo Facio” de la Universidad de Costa Rica hacia la sede central del minae, recorriendo las calles principales de San Pedro. Una vez en el Ministerio, los grupos llevaron a cabo varias acciones “sorpresa”. Todo esto enmarcado dentro del principio de la “no violencia”.
“Queremos actuar y que se nos escuche, nuestro objetivo es que los jerarcas y demás funcionarios del Ministerio del Ambiente comprueben el amplio apoyo estudiantil que existe hacia las comunidades amenazadas en el Caribe por la industria petrolera”, señaló Carol Ramírez, del Frente Ecologista Universitario (fecou).

“Hemos convocado por primera vez a los estudiantes a manifestarse públicamente para rechazar las concesiones petroleras en el Caribe” señaló Ana María Arenas, representante de la Juventud Socialista. nHumedales serían afectados por explotación petrolera.


Denuncias ante convención ramsar

San José, 21 de noviembre 2001. La Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente (aida), Justicia para la Naturaleza (jpn), cedarena y Acción de Lucha Antipetrolera (adela), remitieron al Secretariado de la Convención Relativa a los Humedales de Importancia Internacional Especialmente como Hábitat de Aves Acuáticas (Convención de Ramsar) un amplio y documentado informe conjunto, relativo a las amenazas a la diversidad biológica y particularmente a los humedales Gandoca Manzanillo y Caribe Noreste (Costa Rica) y San Boca del Drago (Panamá) ocasionadas por la ejecución del proyecto de exploración y explotación petroleras en la zona costera del Caribe de Costa Rica.
Las mencionadas organizaciones solicitaron al citado Secretariado, que tiene su sede en Suiza, que tome acciones inmediatas ante la grave situación que se ha originado por la falta de efectividad del gobierno de Costa Rica de regular y penalizar en forma adecuada las acciones que afectan al menos a dos de sus propios humedales y a uno de Panamá.


Foro sobre desarrollo limonense
Limón apuesta al turismo

Enrique Joseph J. El autor es representante del sector turismo en fetral.

Limón, noviembre 2002. El pasado 25 de Octubre en las instalaciones del Centro de Capacitación de Recope, mismo lugar donde dio setena la Audiencia Publica del 11 de Setiembre del 2001, representantes de distintas cámaras de turismo y comerciantes de la provincia de Limón delinearon los pasos a seguir para impulsar y fortalecer la actividad turística en la región como alternativa de desarrollo sostenible y compatible con los legados culturales de la región. Dentro de la actividad se escucharon varias charlas y exposiciones de profesionales limonenses donde se dejaba muy en claro que la actividad turística, en especial la de cruceros, es la vía de desarrollo que mas conviene a la población limonense. Como esas cosas lindas que tiene la vida, después de un largo proceso de lucha y de concientización a la población por mas de dos años donde en cada una de las esquinas de la comunidad limonense se comentaba de forma muy profunda la conveniencia o no de la actividad petrolera en esa comunidad caribeña, se ha optado por el turismo. Analizando la posibilidad de ingresar a la actividad turística que tal vez no ofrecía las grandes cantidades de dinero que ofrecían las empresas petroleras, ni la cantidad de empleos y la gran cantidad de ventajas que decían los petroleros, el pueblo, deseoso como siempre de aportar al desarrollo de este lindo país, después del trabajo constante realizado por el grupo adela, logra demostrar sin apelaciones que la actividad petrolera no es viable ambientalmente. Hoy día locales y foráneos reconocen que la actividad turística es una solución a parte del gran problema socio-económico del puerto de Limón. La fetral (Federación de Trabajadores Limonenses) da el respaldo al documento final del Foro de Discusión de Opciones y Planeamiento para el Desarrollo del Turismo del Caribe realizado el 25 octubre del 2002 promovido por adela y sus organizaciones miembros, y ratifica al documento denominado Estimulo y Crecimiento de la Producción para la Generación de Empleo (área temática Turismo) contemplado en el Plan Regional de Desarrollo Limón 2002-2006, como puntos únicos de negociación con el Gobierno de la República para impulsar el desarrollo de la provincia de Limón


Rechazado

Ginebra, 3 de marzo 2002. Luego de una disputa de casi cinco años entre grupos ambientalistas y dos empresas petroleras, el gobierno de Costa Rica desaprobó la exploración de cuatro sitios terrestres y marinos en la zona Atlántica del país. Dos Sitios Ramsar de Importancia Internacional, el Humedal Caribe Noreste y Gandoca-Manzanillo, se encuentran en esta zona. La Secretaría Técnica Nacional Ambiental (setena), ente gubernamental encargada de emitir el permiso correspondiente, rechazó la solicitud de las empresas. setena indicó que el estudio de impacto ambiental presentado por la compañía Harken Energy Corporation presentaba “lagunas técnicas” que no garantizaban una exploración limpia, añadiendo que la propuesta de búsqueda en el Caribe costarricense "no es viable ambientalmente". Grupos ambientalistas como la Red Oilwatch y la organización local Asociación de Lucha Antipetrolera (adela) mostraron satisfacción con la decisión pero prometieron continuar buscando la derogación de la Ley de hidrocarburos (1996) de Costa Rica. Las empresas petroleras afectadas, Harken y mkjxploration emitirán sus criterios próximamente y se cree apelarán la decisión.

Julio Montes de Oca Lugo
Asistente Regional para las Américas, ramsar (sede Suiza).


El mal petrolero se expande
Ahora en la Zona Norten

San José, noviembre 2002. La extracción de petróleo, mal que se está acabando en todo el mundo, recorre nuestro país en busca de incautos gobiernos que todavía crean en el cuento del “progreso facil”. En Limón la industria petrolera sufrió un duro revés que dificilmente pueda revertir. Ahora le toca a otras regiones del país oponerse férreamente para que Costa Rica sea declarada “país libre de toda explotación petrolera”.

La zona norte de nuestro país también está dividida en bloques (5, 6, 7, 8, 9, 10, ver mapa). Estos fueron otorgados por el poder ejecutivo mediante un decreto publicado el 13 de abril del 2000 a la empresa Mallon Oil Company. Suman un total de 9.497,15 km2 que van desde el Caribe Norte pasando por toda la región Huetar Norte hasta las proximidades de Liberia (incluyendo Upala, Los Chiles, Caño Negro, Santa Rosa y otras localidades).

La zona Norte cuenta con una gran trayectoria de oposición a proyectos desvastadores de los recursos naturales. La minería ha sido, desde más de cinco años, una preocupación constante. Ahora, nuevamente, pretenden entregar las riquezas de la región a una nueva compañía. Es importante que la población de la zona Norte luche y trabaje para que esta rica y extensa zona del país sea declarada libre de toda actividad minera y petrolera.

Voceros de OilWatch Costa Rica han llamado a la población interesada en defender el patrimonio, naturaleza y comunidades de la zona Norte a apersonarse al expediente en la setena “para ser tomados en cuenta y exigir una audiencia pública o mecanismos de real participación de la sociedad” dijeron. Usted puede mandar un fax al 225 8862 y solicitar ser parte del expediente 126-2000 (ver modelo de carta).

La compañía no podrá firmar un contrato con el gobierno costarricense hasta que la setena apruebe el Estudio de Impacto Ambiental. Este organismo ya había aprobado un mal llamado “Estudio de Impacto Ambiental” que fue objetado por el movimiento antipetrolero ya que en realidad se trataba de una recopilación bibliográfica. La setena, en noviembre del 2002, resolvió parcialmente a favor de la petición de Justicia para la Naturaleza suspendiendo temporalmente los efectos de la aprobación del “eia” a Mallon Oil en octubre 2000, preveniendo así la firma de un contrato entre el gobierno y la empresa.

Ejemplo de carta:
Sras(es) setena (225 8862):
Por este medio les solicito me incluyan en el expediente 126-2000 sobre la posible exploración y explotación petrolera en la Zona Norte. Solicito, asimismo, la realización de una audiencia pública en la Zona Norte para informarme y opinar sobre el proyecto en cuestión.
Saluda atentamente,
• Nombre completo,
• firma,
• cédula
• fax o apartado postal


Cumbre de Johannesburgo
Talamanca premiada

Los grupos Talamanqueños Asociación ANAI, la Asociación de Pequeños Productores de Talamanca (APPTA), y el Corredor Biológico Talamanca Caribe (CBTC), conjuntamente fueron premiados por el PNUD en el certamen denominado Iniciativa Ecuatorial 2002, creado para brindar reconocimiento mundial a las alianzas que han puesto en práctica exitosamente experiencias de desarrollo sostenible.

“Iniciativa Talamanca” es el nombre escogido para el proceso que han desarrollado ANAI, APPTA, y CBTC, con el apoyo del Ministerio de Ambiente y Energía, y constituye el esfuerzo de más de 20 organizaciones de base y pequeños productores, que se han dedicado a apoyar la integración de la conservación de la biodiversidad y los ecosistemas, el desarrollo socio-económico sostenible, y el desarrollo comunitario en la región de Talamanca, Provincia de Limón.

“Iniciativa Talamanca” fue galardonada con uno de los 6 premios que se otorgaron a nivel global, tras competir con candidaturas presentadas por 470 proyectos de todo el mundo. El premio se ubica dentro de la categoría de “Sitios de Patrimonio Mundial”.

Todos los participantes en este proceso están consientes de que aun cuando se han dado pasos importantes, queda mucho trabajo por delante. La solución integral de las necesidades sociales, económicas, culturales, organizacionales y ambientales requiere de un continuo y enorme esfuerzo.

Para mayor información: corrbiol@racsa.co.cr o adelatal@racsa.co.cr


Cumbre de Johannesburgo
Presión petrolera

“Boicoteada”, “fracaso” y “decepciónante” fueron algunos apelativos hechos a la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible que se celebró en Johannesburgo los últimos días de agosto, 10 años después de la Cumbre de la Tierra celebrada en Río de Janeiro en 1992.

Luego de la Cumbre de la Tierra en 1992, la pobreza ha aumentado y la degradación del medio ambiente también por eso esta nueva cumbre, según lo que afirmaba la Asamblea General de la ONU, no apuntaba a ser un nuevo debate filosófico o político sino más bien una cumbre de acciones y resultados.

Desafortunadamente, la presión de empresas petroleras no permitió que la Cumbre fuera exitosa en el establecimiento de metas concretas para aumentar la utilización de las fuentes de energía renovable. Se perdió una oportunidad para aumentar la producción de energía de fuentes no contaminantes, como la energía solar, la biomasa y la energía eólica, y para exigir acciones claras a numerosas empresas para que adopten medidas para reducir las emisiones contaminantes.

Integrantes de adela estuvieron presentes en la reunión. Asistieron también miembros del gobierno de Costa Rica, representantes de algunas organizaciones y distribuyeron folletos exhortando a los gobiernos de los demás países a “seguir el camino de la naturaleza” (ver página 39).


Sigamos el camino de la naturaleza

“El verdadero petróleo y el verdadero oro del futuro serán el agua y el oxígeno.”
Abel Pacheco de la Espriella
Presidente de la República de Costa Rica

El siguiente texto fue distribuido por integrantes de adela, el gobierno de Costa Rica y otras organizaciones en la reunión “Río + 10”.

Costa Rica ha decidido basar su desarrollo en la conservación de los recursos naturales y ha hecho grandes esfuerzos para lograrlo. Así ha obtenido resultados positivos: el turismo ha llegado a convertirse en la principal fuente de ingresos para un país que ofrece, como su máximo atractivo, su vocación en la defensa de los recursos naturales y la biodiversidad.

El gobierno de Costa Rica decidió no facilitar las concesiones petroleras ya otorgadas en nuestro territorio y no continuar con las licitaciones para exploración de petróleo.

La resistencia local y nacional fue amplia. El debate sobre las actividades petroleras se sintió en todo el territorio nacional. Las comunidades de las zonas afectadas levantaron su voz y con ellas todo el país se hizo sentir contra la amenaza petrolera. Además, cuatro recursos de amparo, una acción de inconstitucionalidad declarados con lugar y una declaración de no viabilidad ambiental por parte de la Secretaría Técnica Nacional Ambiental reforzaron esa posición. Decenas de artículos e investigaciones técnicas y científicas lo demostraron: explotar petróleo en Costa Rica no es congruente con los intereses del país, de su población ni va de la mano con las decisiones de desarrollo que la nación ha tomado.

Nuestra historia está llena de decisiones visionarias que nos permiten ocupar un lugar especial en el concierto de las naciones. Una de ella fue abolir el ejército en plena época de posguerra, en 1949. Hoy declaramos a nuestro país en favor de una moratoria de la exploración petrolera, asimismo entendemos que el cambio climático se debe detener ahora y la solución empieza por no seguir desarrollando la industria petrolera.

Se trata de sentar las bases para una nueva cultura de respeto a la naturaleza. Para lograr esto es necesario que los gobiernos escuchen y adopten acciones reales contra el cambio climático.

Costa Rica se situó a la altura de los tiempos: dijo no a las explotaciones petroleras y con esto el pueblo costarricense y su gobierno demostraron al mundo que todavía se puede reafirmar una posición de protección a ecosistemas y poblaciones locales de la tan cuestionada tecnología petrolera. Tenemos que seguir luchando, en Costa Rica y el mundo, para promover una campaña global por la moratoria a nuevos intentos de exploraciones petroleras. Para esto es indispensable proponer nuevos modelos energéticos, de desarrollo basado en tecnologías limpias, renovables, con el menor impacto posible y la mayor participación de la sociedad civil.

Costa Rica es conocida en todos los foros internacionales sobre ambiente y desarrollo por su planteamiento ecológico y por sentar las bases de un nuevo modelo energético y se postula como proyecto piloto del mismo.

Varios grupos de la sociedad civil y el gobierno de Costa Rica están impulsando una ley sobre “garantías ambientales” como portadora de derechos que serán reconocidos en la Constitución Política de nuestro país. Esta es otra decisión visionaria que, de llevarse a cabo, sería un gran ejemplo a seguir por toda la comunidad internacional.

El desafío más grande que enfrenta la moratoria en Costa Rica es conseguir apoyo político de otras naciones para sostener el compromiso de no seguir desarrollando la industria petrolera. Habrá que valorar y atraer alternativas de desarrollo que incluyan la conservación del patrimonio natural, para hoy y para el futuro, como requisito para lograr una sociedad sustentable.

Costa Rica necesita el apoyo del resto del mundo para poder concretar la moratoria al desarrollo petrolero. Los fuertes intereses de las empresas petroleras amenazan la vida y la riqueza biológica y cultural del mundo. Hay muchas acciones que se pueden realizar para apoyar y construir un mundo más sano y más justo. Es responsabilidad tanto de gobiernos como de la sociedad civil llevarlas a cabo y señalar el camino de respeto ambiental y social, del cual las sociedades nunca debieron haberse alejado.

adela (Acción de Lucha Antipetrolera)
adelatala@racsa.co.cr
Asociación Estudiantes de EARTH
ecologismoprofundo@hotmail.com
ELAW (Environmental Lawyers
Alliance Worldwide)-Costa Rica
www.elaw.org/partners/elaw-cr
Oilwatch Costa Rica
oilwatch@racsa.co.cr
Oilwatch Internacional
www.oilwatch.org.ec
Presidencia de la República
presidente@casapres.go.cr


Cuando muera el petróleo

La Unión Europea y Estados Unidos empiezan a discrepar en el nivel más fundamental de la organización de una sociedad: su sistema de energía. Donde más evidente se hizo la aparición de esta realidad fue en Johannesburgo, en ocasión de la reciente cumbre mundial. La Unión Europea hizo presión para que se adoptara el objetivo de llegar a un 15% de energía renovable de aquí a 2010 para el mundo entero, en tanto que Estados Unidos combatió la iniciativa.

La Unión Europea ya se había fijado el objetivo del 22% de energía renovable para la producción de electricidad y el 12% para la totalidad de la energía para 2010 como límite.

La diferencia de enfoque respecto del futuro en materia de energía no podía ser más patente. En tanto la Unión Europa ha movilizado a su sector industrial, sus institutos de investigación y la opinión pública para llevar a cabo un cambio histórico librándose de los carburantes a base de carbono y dar lugar así a los recursos renovables y un futuro a hidrógeno, Estados Unidos continúa una búsqueda cada vez más desesperada por asegurar su acceso al petróleo.

La obsesión casi fanática de George W. Bush por querer abrir la reserva natural inviolada de Alaska a sondeos para extraer petróleo, pese a las estimaciones más optimistas que establecen una producción que podría representar como mucho un pequeño 1% de la producción mundial, constituye la ilustración perfecta de esta postura.

En este momento, el presidente estadounidense parece resuelto a invadir Irak. El motivo aducido es que Saddam Hussein podría almacenar armas de destrucción masiva y constituir de ese modo una amenaza grave para la seguridad de sus vecinos y el resto del mundo. Es perfectamente posible que Bush tenga razón. Aun así, en los círculos políticos se plantea una problemática subyacente a la cual la Casa Blanca está indudablemente atenta: las reservas de petróleo más importantes del mundo, después de Arabia, se encuentran en territorio iraquí. Si una invasión estadounidense llegara a "liberar" los yacimientos petrolíferos, Estados Unidos dispondría de una nueva posición estratégica en el Golfo Pérsico rico en petróleo, lo cual le permitiría hacer contrapeso a la influencia saudita en la región.

Al mismo tiempo, ante la eventualidad de que la estrategia de la Casa Blanca en Oriente Medio fracase, Bush convocó a una reunión importante –realizada en Houston el 1 de octubre– y estableció los detalles de un acuerdo anterior, firmado en mayo con el presidente ruso Vladimir Putin, que garantiza a los norteamericanos el acceso al petróleo de Siberia. Lo que no se dice obviamente, en la euforia que rodea el descubrimiento de un posible sustituto del petróleo del Golfo Pérsico, es que las reservas rusas disminuyen rápidamente en la medida que las compañías petroleras rusas abastecen el mercado mundial.

El fin de una cultura

El mundo ingresa actualmente en el ocaso de la gran cultura de los carburantes fósiles que comenzó hace más de trescientos años con la explotación de las minas de carbón y la máquina a vapor. Es cierto que los petrogeólogos más eminentes no se ponen de acuerdo para predecir con exactitud en qué momento caerá la producción de petróleo. Es decir, cuando se haya agotado la mitad de las reservas petroleras conocidas o por descubrir. Posteriormente, el precio del bruto en el mercado mundial aumentará regularmente mientras que la producción seguirá la pendiente descendente de una curva de Gauss.

Para los agoreros, la caída de la producción se producirá muy probablemente ya a fines de esta década, y sin duda antes de 2020, mientras que los optimistas dicen que no antes de 2040. Lo más sorprendente es que apenas un período breve –entre veinte y treinta años– separa a ambos bandos. Pero los dos coinciden en que cuando la producción comience a disminuir, los dos tercios de las reservas petroleras restantes estarán en Oriente Medio, la región más inestable y más explosiva del globo.

Consecuencia: los países todavía dependientes del petróleo quedarán entonces atrapados en un combate geopolítico feroz para asegurar su acceso a los yacimientos petrolíferos todavía productivos de Oriente Medio, con todos los riesgos y repercusiones considerables que acompañan a esta simple realidad.

Las diferencias de perspectiva en Europa y Estados Unidos en este terreno se reflejan en la actitud de las compañías petroleras gigantes del mundo. Las que están radicadas en Europa, British Petroleum y Royal Dutch Shell, se comprometieron seriamente a abandonar progresivamente los carburantes fósiles e invierten sumas considerables en la investigación y el desarrollo relativo al hidrógeno y las tecnologías de energía renovable.

El nuevo eslogan de BP es "Después del petróleo". Philip Watts, presidente del directorio del grupo Royal Dutch Shell, anunció públicamente que su compañía se prepara actualmente para el fin de la era de los hidrocarburos y explora activamente las perspectivas de la economía con hidrógeno. Por el contrario, la compañía estadounidense Exxon Mobil se atiene con firmeza a su compromiso tradicional con los carburantes fósiles, con un mínimo de esfuerzos destinados a las energías renovables y a la exploración de las posibilidades que ofrece la investigación sobre el hidrógeno.

La Unión Europea se encuentra actualmente en una posición única para apostar al futuro convirtiéndose en la primera superpotencia que realizará el pasaje permanente de los carburantes fósiles a la era del hidrógeno. Un cambio de semejante magnitud en los sistemas energéticos a lo largo del próximo medio siglo tendrá sin duda un efecto tan profundo en la sociedad como el aprovechamiento del carbón y la máquina a vapor hace más de tres siglos.

La era de los carburantes fósiles cambió definitivamente nuestras formas de vida, nuestra concepción del comercio y el gobierno, así como nuestros sistemas de valores. Lo mismo sucederá con la economía del hidrógeno que se anticipa.

Texto tomado de un artículo de Jeremy Rifkin, economista y especialista en biotecnología. Traducción de Cristina Sardoy.

arriba

 

 

LABICI 2
[bajar el pdf]

Créditos

Presentación

Actualización
De la incertidumbre a la victoria
Petróleo, Estados Unidos, Bush y Harken
Calendario del proceso
Aspectos legales, actualización 2002

impactos
Efectos de derrame de petróleo
en ecosistemas marinos

Petróleo y humedales
Riquezas marino-costeras del Caribe Sur
Moluscos del mar Caribe de Costa Rica
Revisión a fondo del
Estudio de Impacto Ambiental

Participación
Cinco cosas que usted puede hacer
Cartas
Acciones urgentes
Declaraciones
El poder de la gente
Crónica de la audiencia pública
Una historia de engaños

Organizaciones
adela
E-law cr

Noticias

Opinión

Ecos

 

2004, Grupo ADELA, Costa Rica
Ver sitio del año 2002 • Go to 2002 web site
Diseño, hospedaje y mantenimiento: cosmovisiones.com
Escribir a ADELA: adela@grupoadela.org
Sitio de la campaña antipetrolera en Costa Rica