inicio :: prensa y difusión :: Revista La Bici
 

Petróleo y humedales

Sebastian Tröeng y Mauricio Alvarez

Sebastian Tröeng es biólogo, coordinador de investigación de Caribbean Conservation Corporation-Costa Rica. sebasgre@racsa.co.cr

L os humedales del Caribe costarricense forman un corredor biológico de gran importancia ecológica y económica. La reciente resolución de setena nos deja claro que la ubicación de la plataforma exploratoria a apoca distancia de la costa de la provincia de Limón representa una amenaza a la consolidación del Corredor Biológico Mesoamericano (Considerando 28 de la Resolución Nš 0146 - 2002 - setena).

En los humedales se encuentran especies de uso comercial, extractivo y no extractivo, como, por ejemplo las tortugas marinas, arrecifes de coral y peces como el sábalo. Existen dos Parque Nacionales a lo largo de la costa (Tortuguero y Cahuita), dos Refugios de Vida Silvestre (Barra del Colorado y Gandoca-Manzanillo) y otras áreas protegidas como la Reserva Natural Pacuare y el Humedal de Limoncito. Por su importancia internacional se han declarado dos sitios ramsar en la costa (Caribe Norte y Gandoca-Manzanillo).

Los humedales guardan una riqueza que todavía no se conoce y sufren de grandes presiones humanas Ahora se les suma la amenaza petrolera . Las limitaciones del proceso del Estudio de Impacto Ambiental (eia) hizo que setena declarara no viable el proyecto. A continuación queremos señalar algunos de los considerandos más con los humedales.

Se ha dividido la exploración y explotación petrolera en distintas fases y, por lo tanto, no se ha presentado un estudio integral de las actividades. Primero se presentó un eia sobre la reflexión sísmica marina, después un eia sobre los impactos de la perforación exploratoria y, en caso de que se encuentren yacimientos comerciales, se presentará un estudio para la explotación. Según el Artículo 94 de la Ley de Biodiversidad, se deberían considerar todos los aspectos del proyecto para determinar su viabilidad ambiental y no dividirlo en partes que minimizan los alcances del proyecto y que no permitirán una evaluación profunda de los impactos reales de la actividad propuesta.

Si se analiza el Estudio de Impacto Ambiental presentado por Harken Costa Rica Holdings llc para perforar un pozo exploratorio en la plataforma del Caribe, al norte de Moín, encontramos deficiencias que tienen relevancia particular para los sitios ramsar, los humedales de importancia internacional, de la costa del Caribe. Estas inconsistencias están mas sustentadas aún en la reciente resolución de setena.

Area de influencia

El eia definía como área de influencia directa los 500 m alrededor de la plataforma, lo que implica que será el área donde habrá ruido por los trabajos de la plataforma. Además, definía como área de influencia indirecta 10 km alrededor de la plataforma, que es el área donde habrá impactos en caso de un derrame y, por lo tanto, el área para la cuál se han definido planes de contingencia. Sobre este punto, setena sentencia: el área de influencia debió incluir las áreas que podrían verse afectadas por los impactos sociales, económicos y ambientales del proyecto, incluyendo las comunidades a lo largo del Caribe Centro y Caribe Sur costarricenses, y los sitios de fragilidad ecológica como, por ejemplo, el arrecife de Cahuita y el sitio Gandoca - Manzanillo (Considerando 33).

Esta discusión técnica sobre el área de influencia del proyecto fue, tanto para setena como para diversos científicos nacionales e internacionales, una de las limitaciones más serias del eia. Sobre este tema, el mismo considerando remata planteando: “finalmente, se debe recordar que el área de influencia está determinada por la extensión donde se presentan, directa o indirectamente, los impactos ambientales (ecológicos, sociales y económicos) del proyecto”.

Más adelante, la resolución sostiene en cuanto a los accidentes que “es una de las razones por las que se debió maximizar las áreas de influencia directa e indirecta; en este último caso, ampliar el área máxima de contingencia. Bajo esta circunstancia, el área de impacto indirecto debió ampliarse a no menos 60 ó 65 km, ya que la región de Gandoca - Manzanillo es un área protegida.”( Considerando 34).

Planes de contingencia

La falta de planes de contingencia para el sitio ramsar Gandoca-Manzanillo en el eia particularmente preocupante si tomamos en cuenta la publicación de Acuña, Cortés y Murillo (1996-1997) sobre la sensibilidad ambiental para derrames de petróleo en las costas de Costa Rica, que pone Gandoca-Manzanillo en la categoría “x”, la categoria que corresponde a la mayor sensibilidad para derrames. Sobre ello, agrega setena “se limitan únicamente a los 10 km alrededor de la plataforma. Ha de hacerse notar que la descripción del plan de contingencia mostrado en el eia es de tipo general y no fue adaptado a las condiciones de la costa Caribe de Costa Rica, como naturalmente debió darse.” (Considerando 36). Estos raquíticos planes de contingencia no cumplían además con la recomendación del Convenio ramsar para “(…) integrar consideraciones ambientales en relación con humedales en las decisiones de planificación (…)” (Recomendación 6.2, 1996).

Flora y fauna marina

Los impactos potenciales por la exploración petrolera no solo abarcan los sitios ramsar y las áreas protegidas, sino toda la Costa Caribe. Esto fue bien sometido por varios científicos y posteriormente considerado por setena en su histórica resolución.

Para setena: “El primer ecosistema en verse afectado es el pelágico, que es aquel donde abundan una serie de organismos microscópicos (plancton), fundamentales en el sostenimiento de las redes tróficas (Considerando 38).

Otros de los ecosistema marinos que podría resultar seriamente dañado son los “lechos o pastos marinos, dominados por fanerógamas marinas, donde se asocian una gran cantidad y variedad de organismos, que sirven de alimento a una gran variedad de peces que habitan estas zonas y que se constituyen en el principal recurso de la actividad pesquera del Caribe” (Considerando 39).

Como lo habían adelantado los especialistas costarricenses en arrecifes coralinos y lo considera setena: “el proyecto podría afectar negativamente a los arrecifes coralinos de la costa y las larvas de coral. Internacionalmente, es conocido que el complejo de arrecifes del Refugio Gandoca-Manzanillo es importante, debido a que es el conglomerado más prominente en la franja comprendida entre los extensos bajos de Mosquitia en Nicaragua, hasta los arrecifes de Bocas del Toro en Panamá” (Considerando 42). Sigue exindicando este considerando sobre el posible impacto de un derrame: la consecuencia principal de un derrame en zonas marino costeras como manglares, pastos marinos y arrecifes coralinos, es que los organismos asociados a estos ecosistemas se cubren por una capa de aceite, cuyas características y composición química interfieren en sus procesos fisiológicos, produciéndoles hasta la muerte”.

Estudios realizados por el INBio durante los últimos tres años, han logrado registrar 34 especies nuevas de moluscos en Gandoca-Manzanillo, lo cual muestra que es un sitio de alta biodiversidad para este grupo de animales y probablemente para otra flora y fauna. (Considerando 44.)

Las tortugas marinas

Unos componentes importantes del Humedal del Caribe Norte son las tortugas marinas. Esta preocupación también fue recogida en la resolución diciendo: “el proyecto puede afectar a las tortugas marinas de la costa, lo cual podría implicar impactos negativos sobre el turismo y, por tanto, también impactos económicos y sociales negativos (Considerando 46).

Interconectividad de los sistemas

Los hábitats y ecosistemas costeros muestran una gran interconectividad. Los impactos en un ecosistema tendrán repercusiones en hábitats vecinos, por ejemplo, los impactos sobre los pastos marinos pueden afectar la salud de la flora y fauna de los arrecifes y los manglares. Sin embargo, no se considera ningún tipo de impacto secundario en el eia.
Muchas de esas preocupaciones sobre los humedales que respaldaron en cartas y estudios varios científicos nacionales e internacionales, fueron consideradas por varias organizaciones legales que colaboran con la campaña antipetrolera presentada ante la convención ramsar a finales del 2001. La denuncia fue remitida al Secretariado de la Convención y, posteriormente, se tuvo una audiencia con la Comisión Nacional asesora sobre Humedales del minae.

La ministra de la Administración pasada solicitó la presencia de una delegación internacional de ramsar para evaluar la situación. Por su parte, la comisión nacional preparó un informe para la ministra. Este informe tuvo un efecto decisoria para que la ministra como ultima acción de su mandato, dejara en firme la resolución de setena: “Se declara sin lugar el Recurso de Apelación interpuesto contra la Resolución No. 0146-2001-setena de las doce horas veinticinco minutos del veinticinco de febrero del año dos mil dos”.

arriba

 

 

LABICI 2
[bajar el pdf]

Créditos

Presentación

Actualización
De la incertidumbre a la victoria
Petróleo, Estados Unidos, Bush y Harken
Calendario del proceso
Aspectos legales, actualización 2002

impactos
Efectos de derrame de petróleo
en ecosistemas marinos

Petróleo y humedales
Riquezas marino-costeras del Caribe Sur
Moluscos del mar Caribe de Costa Rica
Revisión a fondo del
Estudio de Impacto Ambiental

Participación
Cinco cosas que usted puede hacer
Cartas
Acciones urgentes
Declaraciones
El poder de la gente
Crónica de la audiencia pública
Una historia de engaños

Organizaciones
adela
E-law cr

Noticias

Opinión

Ecos

 

2004, Grupo ADELA, Costa Rica
Ver sitio del año 2002 • Go to 2002 web site
Diseño, hospedaje y mantenimiento: cosmovisiones.com
Escribir a ADELA: adela@grupoadela.org
Sitio de la campaña antipetrolera en Costa Rica