inicio :: prensa y difusión :: Revista La Bici
 

El poder de la gente

Oilwatch-cr

D esde hace más de 10 años en que viene creciendo la acción ecologista, resulta bastante particular y aleccionadora la campaña antipetrolera. Esto porque utiliza muchos mecanismo novedosos de participación, articulación de sectores científicos y colaboración de organizaciones ambientales del mismo país de origen de la empresa que viene a explotar los recursos.

Sin grandes protagonismos, excepto el de las comunidades caribeñas agrupadas en adela, se generó una acción de denuncia fundamentada, durante más de dos años, en todas las instancias locales, nacionales e internacionales que tuvieran pertinencia.

El expediente de setena

Buena parte de esta participación está muy bien documentada en el voluminoso expediente de setena (más de 3500 folios); sin duda el más grande de su historia. Más de 220 personas o instituciones formaron parte de este expediente y aportaron alguna información al mismo.
Diversos expertos presentaron más de 20 estudios independientes que criticaron y expusieron aspectos técnicos que, al final de cuenta, fueron aceptados y retomados por setena en su resolución, que declaró inviabilidad ambiental del proyecto.

En varias de estas evaluaciones se hizo visible que los Términos de Referencia (feter) de setena se hicieron cortos para elaborar y evaluar una actividad sobre la cual la misma Sala Cuarta dijo que es en sí misma riesgosa para el ambiente (Sala Constitucional voto 2001-13294). Esta misma resolución dice que “en setena recae todo el deber del Estado de garantizar un ambiente sano y ecológicamente equilibrado”

La participación, fundamental

setena tiene la obligación de “estudiar con profundidad los argumentos que presenta la comunidad científica nacional e internacional” (Considerando 17 Resolución Nš 0146-2002-setena). Termina este considerando diciendo: “De igual modo, la opinión de la sociedad civil debe tomarse en cuenta en una proporción equivalente a cualquier pronunciamiento de índole científica”.

Es cierto que la pérdida de legitimidad de la política estatal, la grave erosión del modelo de desarrollo, la ingobernabilidad y el desmantelamiento estatal disfrazado de desconcentración o descentralización han dado paso a un vacío de poder que está siendo acaparado por los intereses privados y las transnacionales, pero al mismo tiempo es arrebatado por la resistencia social. Es obvio que los sectores privados y las transnacionales van capitalizando cada vez más poder.

Este es un claro ejemplo de un conflicto entre una trasnacional que se aprovecha de un marco institucional, nacido de las exigencia de los ajustes estructurales, especialmente el pae iii, para posesionarse de un área tremendamente rica. No solo por el petróleo, sino por su ubicación geopolítica. Fue al calor del ajuste estructural que se elaboró una ley basada en los términos de referencia del Banco Mundial para el sector de Hidrocarburos. La prisa fue tanta que, para que fuera firmada por el Presidente Calderón Fournier, se votó tres días antes de terminar su período en la Asamblea Legislativa. Al cabo de los años, ese “apurón” se volcó en contra del Estado y de la misma actividad, pues no hubo tiempo de seguir las recomendaciones de consulta a la Sala Cuarta sobre la constitucionalidad de la ley. Otro de los elementos que sería aprovechado por la resistencia fue el mismo trazado grosero de los bloques en que fue dividido el país para exploración y explotación petrolera, donde se incluyeron por igual reservas indígenas , zonas costeras, refugios de vida, incluso los sitios ramsar. Son esos vacíos generados por la premura de aprobar la ley y de licitar los bloques, lo que proporcionó los argumentos técnicos y legales que se utilizaron en los diferentes recursos legales.

Argumentos

Cuando ya casi era un hecho la aprobación de la segunda fase la respuesta rápida y los aportes de muchos profesionales evitaron su concreción.

Entre las participaciones técnicas estuvieron el Dr. Alvaro Morales (investigador del Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología-cimar-de la Universidad de Costa Rica); Caribbean Conservation Corporation(ccc) quienes evaluaron tenazmente el eia, Javier Mateo V. (especialista en Política Ambiental de la Organización de Estudios Tropicales, oet) y el Msc Sebastián Tröeng de la ccc, el Dr. Guillermo Brenes, Director de la Escuela de Geografía de la ucr. Un documento fundamental fue el Dictamen Técnico Especializado del Estudio de Impacto Ambiental para la Fase II, presentado por dos consultores especialistas en el tema a solicitud de la uicn .Todos estos aportes hicieron que setena pidiera una addeuda y convocara a una Audiencia Publica debido a la importancia del proyecto .
Sin esta acción técnico–científica, la exploración petrolera seguiría su curso; las instituciones públicas y, posiblemente, el nuevo gobierno se hubiera excusado “aunque se declarara opuesto”. Con la carencia de herramientas y recursos que muestra setena, no se hubiera podido generar este proceso de aporte y participación.

La audiencia y la participación

Esta actividad puso el tema en el debate nacional y, a pesar de que no se caracterizó por ser un encuentro técnico, si despertó el interés de muchos nuevos sectores académicos y otros nuevos simpatizantes de la causa antipetrolera.

Participaron en la evaluación del anexo científicos como Sebastián Tröeng, Coordinador de Investigación y Roxana Silman, Directora Nacional de la Caribbean Conservation Corporation; la bióloga marina MSc. Ana Fonseca, quien hizo aportes sobre el impacto en los corales y otros ecosistemas marinos. Se emitieron varia resoluciones, como la del “Simposio Anual de Biología y Conservación de Tortugas Marinas”, referentes a la exploración petrolera, donde se hacen observaciones al Anexo del eia para la fase ii, especialmente relacionadas con la ubicación de una perforación exploratoria en la región de la Plataforma del Caribe de Costa Rica, en la Provincia de Limón. La Asociación Justicia para la Naturaleza presentó una evaluación del eia y su anexo, elaborada por Jane Engert y Mark Chernak

Otros aportes y pronunciamientos fueron los de oilwatch, el mensaje del obispo y sacerdotes de la Diócesis de Limón, la Asociación ProFundación Delfines de Talamanca, Asociación Justicia para la Naturaleza, Manifiesto del II Encuentro Feminista, Presbítero Yunier Calderón, la Asociación Técnica de Empleados de Recope Limón (aterel), Dr. Luis M. Sierra, Vicedecano de la Escuela de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad Nacional, el Biólogo Marino Didier Chacón, la Municipalidad de Talamanca, la Defensoría de los Habitantes, el Sindicato de Empleados de la Universidad de Costa Rica (Sindeu), la Red Regional de oilwatch Mesoamérica, Federación de estudiantes de la ucr, Tarpon Expeditions, la Asociación de Organizaciones del Corredor Biológico Talamanca Caribe, Foro Emaús, Manifiesto público nacional contra la exploración petrolera, la Asociación Pro Desarrollo y Ecología (apde), la Asociación Talamanca Ecoturismo y Conservación (atec), el Programa Nacional de Humedales, el Dr. Marino Marozzi Rojas, la Escuela de Economía de la Universidad Nacional, de Ana Cederstav, aida (Asociación Interamericana para la Defensa del Medio Ambiente), del Presbítero Gerardo Vargas de la Pastoral Social de Limón, el Área de Conservación Amistad Caribe del minae, ifaw (International Fund for Animal Welfare, el Lic. Rodrigo A. Carazo, el señor Mario Boza, el “Wildlife Conservation Society”.

Réplica ciudadana

Especial reconocimiento merece la Organización de Limón Centro que enfrentó valientemente a los trabajadores desempleados que contrató la petrolera para impedir el debate y amedrentar a los grupos y comunidades en lucha.

Reconocimiento especial tiene las Asociación Pro–Desarrollo y Ecología de Limón, que encabezó la lucha en el cantón central de Limón, y aportó elementos técnicos para cuestionar los aspectos socioeconómicos del eia en un documento denominado “Un ‘no’ con suficientes razones” (ver página 30). Allí se explica que, en primera instancia, el eia no reconoce las comunidades aledañas al área de exploración, que podrían ser afectadas por la actividad; esto implica que las comunidades de Villa del Mar y Moín, que entre otras serían afectadas por la emisión de gases y otros componentes propios del proceso, no son reconocidas como comunidades.

En dicho documento, producto del estudio y análisis responsable y serio, se deja claro que los aspectos sociales del eia son “superficiales, poco consistentes, dispersos, confusos, contradictorios y ambiguos. Minimizan o ignoran lo referente al conflicto social y la resistencia al proyecto. Además, no profundizan en una serie de aspectos de la realidad social, económica y ambiental de la región, lo que provoca vacíos importantes en la visión que se obtiene de la misma” También se asegura que los mismos estudios presentados por la empresa presentan conclusiones adversas al proyecto y que lo ponen en tela de juicio .
Entre los cuestionamientos puntuales al eia, no se presenta una adecuada caracterización socioeconómica de la población en el área de influencia del proyecto. No se hace referencia, para mencionar algunos, a aspectos o factores como: la cultura y la composición multicultural (etnia, idioma, costumbres, etc.) de la población, la influencia de la migración y su origen, la composición e influencia de la religión, los aspectos organizativos y el conflicto social. No se presenta una “Caracterización de los impactos del proyecto sobre el nivel y calidad de vida de la población ubicada en el área de influencia, tanto desde la perspectiva económica como de los efectos sobre el medio ambiente”, ni en el capítulo que nos ocupa ni en todo el eia.
En cuanto a la capacidad instalada regional para la atención de emergencias, en la página 247 del documento se afirma: “En lo que se refiere a la capacidad instalada para la atención de emergencias, es claro que la misma se concentra en tierra firme, siendo sumamente limitada la capacidad de acción en el mar, lo que se manifiesta a nivel de escasez de embarcaciones adecuadas, tanto para atender la situación de fuegos, como para la atención médica (no existen unidades de ambulancia acuática, las lanchas rápidas son pocas y las embarcaciones no cuentan con los equipos médicos mínimos)”. Es evidente que no hay capacidad instalada regional para la atención de emergencias derivadas de actividades de perforación o de derrames de hidrocarburos; sin embargo, en ninguna parte del eia se dice esto claramente.

Conclusión

Entre los principales características de esta experiencia, resalta la capacidad de las comunidades del Caribe de hacerse oír por muchos medios distintos. Entre sus estrategias de trabajo se encuentra el acceso a la información, la organización comunal y movilización, los recursos legales, búsqueda de apoyo técnico científico, así como de apoyo internacional como elemento de presión hacia el gobierno. Las organizaciones que se opusieron al proyecto petrolero siempre plantearon el derecho de las comunidades a definir su propia agenda de desarrollo y que esta sea respetada. En este caso estaban enfrentadas dos actividades económicas no compatibles una con la otra.

Se fortaleció en este proceso el mecanismo de la participación popular a través de audiencias públicas y privadas ante setena, las municipalidades, y la participación activa en los expedientes administrativos. La oportunidad que se abrió en setena, fundamentada en aspectos técnicos, pero también de política ambiental, es un hecho sin precedentes. A través de este hecho, se han fortalecido los mecanismos de monitoreo ambiental con los que cuenta el Estado para definir la viabilidad de los proyectos de desarrollo. La importancia de este fallo radica en que se dio a pesar de las fuertes presiones políticas de algunos sectores, especialmente desde el Poder Ejecutivo.

En su resolución, setena señala que “Costa Rica debe buscar un modelo de desarrollo que contemple las necesidades humanas actuales, sin comprometer las oportunidades de las generaciones venideras” y que una actividad como la que se ha evaluado “contrasta con la imagen de Costa Rica como líder en el tema de la conservación de los recursos naturales y más específicamente como promotor de actividades como la del Corredor Biológico Mesoamericano, que podría verse seriamente afectado”.

 

arriba

 

 

LABICI 2
[bajar el pdf]

Créditos

Presentación

Actualización
De la incertidumbre a la victoria
Petróleo, Estados Unidos, Bush y Harken
Calendario del proceso
Aspectos legales, actualización 2002

impactos
Efectos de derrame de petróleo
en ecosistemas marinos

Petróleo y humedales
Riquezas marino-costeras del Caribe Sur
Moluscos del mar Caribe de Costa Rica
Revisión a fondo del
Estudio de Impacto Ambiental

Participación
Cinco cosas que usted puede hacer
Cartas
Acciones urgentes
Declaraciones
El poder de la gente
Crónica de la audiencia pública
Una historia de engaños

Organizaciones
adela
E-law cr

Noticias

Opinión

Ecos

 

2004, Grupo ADELA, Costa Rica
Ver sitio del año 2002 • Go to 2002 web site
Diseño, hospedaje y mantenimiento: cosmovisiones.com
Escribir a ADELA: adela@grupoadela.org
Sitio de la campaña antipetrolera en Costa Rica