Inicio > Asuntos legales

Carta a SETENA de la Municipalidad de Talamanca

 

Exp. No.619-98 SETENA

Señores
Comisión Plena
Secretaria Técnica Nacional Ambiental, SETENA
MINISTERIO DE AMBIENTE Y ENERGÍA
Facsímil 225-8862

Ref: Recursos de Revocatoria y Apelación contra acuerdo comunicado mediante oficio S.G. 2340-2001.Estimados señores:


Por no encontrar ajustado a Derecho lo resuelto por la Comisión Plenaria de esa Secretaría Técnica Nacional Ambiental, en artículo número quince, de la sesión ordinaria número 43 de 5 de Noviembre de 2001, la cual nos fue comunicada mediante oficio S.G. 2340-2001 de la misma fecha, enviado a nuestro fax el 16 de noviembre de 2001, interponemos recurso de Revocatoria. Subsidiariamente oponemos el Recurso de Apelación para ante la señora Ministra de Ambiente Y Energía.


Nuestra disconformidad estriba en lo siguiente:


I.- SOBRE LA FALTA DE COMUNICACIÓN OFICIAL DEL ESTUDIO DE IMPACTO AMBIENTAL A NUESTRA MUNICIPALIDAD.


1. En su misiva nos informa que la SETENA ha cumplido con los artículos 22, 23 y 24 de la Ley Orgánica del Ambiente por haber publicado en el periódico La Republica un aviso con el listado de los proyectos en evaluación con el objeto de que los interesados los conozcan y envíen sus observaciones.
2. El artículo 22 citado dispone que, ¨(d)entro de los cinco días hábiles siguientes al recibir una evaluación de impacto ambiental, la Secretaría Técnica Nacional Ambiental remitirá un extracto de ella a las municipalidades en cuya jurisdicción se realizará la obra, la actividad o el proyecto. Asimismo, le dará profusa divulgación, por los medios de comunicación colectiva, a la lista de estudios sometidos a su consideración.¨3. El periódico La República no se vende en el cantón de Talamanca, por lo que se nos ha puesto en estado de indefensión al habérsenos notificado por un medio al que no teníamos acceso, sin permitírsenos la oportunidad de estudiar alguna comunicación oficial directa.


La información que nos ha llegado de algunos vecinos y corroborada por nuestros asesores legales, da cuenta que el proyecto que estudia SETENA proviene de un contrato de concesión para la exploración y explotación de hidrocarburos en los bloques 2,3,4 y 12 dentro de la provincia de Limón, firmado el 12 de agosto de 1999. En 1999, una primera fase de exploración vía reflexión sísmica fue aprobada por la SETENA y realizada dentro del bloque marino 12. El Estudio de Impacto Ambiental (EIA) para la Actividad de Reflexión Sísmica Marina tramitado bajo el expediente número 619-98-SETENA, se aprobó por la SETENA el día 24 de marzo de 1999, según resolución No. 140-99 SETENA. Esto significa, que SETENA aprueba el primer EIA antes de que se firmase el contrato de lo licitado.
4. El artículo 26 de la Ley de Hidrocarburos, No. 7399, exige: “(p)ara explorar y explotar hidrocarburos deberá contarse con la autorización de las respectivas autoridades competentes, cuyo pronunciamiento deberá emitirse en un plazo máximo de sesenta días calendario, contados a partir de la presentación de la solicitud. El Ministerio de Recursos Naturales, Energía y Minas coordinará la evaluación, el control y el seguimiento de las medidas de conservación que al respecto señalen.


De igual forma, las actividades por desarrollarse en los sitios donde operan proyectos turísticos en el momento de entrada en vigencia de esta Ley, deberán contar con el pronunciamiento del Instituto Costarricense de Turismo y con el de la municipalidad en cuya jurisdicción se encuentre el respectivo proyecto. Ese pronunciamiento deberá comunicarse dentro de los treinta días siguientes a la fecha en que se solicite; en caso contrario, se considerará operado silencio positivo.”


No obstante lo anterior, ni la SETENA, ni la Dirección General de Hidrocarburos, ni ninguna otra dependencia del MINAE informó a esta Municipalidad sobre los términos del contrato.


5. Los vecinos que nos dieron la noticia sobre este proyecto solicitaron audiencia después de que ellos supieron de la reflexión sísmica marina por un artículo publicado en La Nación. Fue así como nuestra Municipalidad se pronunció claramente apenas se dio cuenta del proyecto petrolero en la provincia de Limón, para prevenir cualquier interpretación presunsiva de silencio positivo: en la Sesión Ordinaria No. 82 del 16 de diciembre de 1999, nuestro Consejo Municipal tomó un acuerdo de informar al Presidente de la República y a la Ministra de Ambiente y Energía que ¨ se manifiesta en contra de las SUPUESTAS futuras actividades petroleras en Talamanca... no se nos consulta, ni mucho menos solicitar nuestro criterio en decisiones importantes propias de Nuestro Cantón.... para la implementación de los Mecanismos de Desarrollo Limpio ¨Declare el territorio Costarricense libre de Exploración Petrolera.¨...


6. Mas adelante, después de que algunos de nuestros habitantes interpusieron un recurso de amparo ante la Sala Constitucional por las violaciones de sus derechos a la participación, la empresa petrolera en julio de 2000 entregó a la SETENA el EIA para una segunda fase del proyecto, y tampoco la SETENA notificó a nuestra Municipalidad. Después de que la Sala Constitucional anuló las concesiones para los cuatro bloques por falta de consulta previa, y posteriormente aclaró que solo se anulaban los bloques dentro de los territorios indígenas, la SETENA resolvió solicitar información adicional a la empresa aclarando aspectos técnicos y legales. (Ver Resolución No.0029-2001 – SETENA del 16 enero 2001.) Es evidente, por la naturaleza de los puntos por aclarar, que la SETENA sí aprecia la necesidad de vigilar y evitar daños a los ecosistemas marinos costeros corriente abajo de las perforaciones planteadas, sobre todo, para los arrecifes coralinos del parque marino Cahuita y otras playas de recreación turística en caso de un derrame, y se preocupa para conocer los efectos sobre las peces, tortugas marinas y otra vida acuática. Aún así, no se notificó a nuestra Municipalidad que en la SETENA se estaba considerando un EIA para un proyecto petrolero con riesgos de impactos drásticos sobre nuestras costas.


7. La Defensoría de los Habitantes de la República conoció de varias denuncias presentadas por distintas organizaciones de las comunidades de Puerto Viejo y otras localidades del Caribe, y respondió con una investigación profunda y un informe final muy detallado con recomendaciones, tanto a la SETENA como a la Municipalidad de Talamanca, en su oficio no. 00827-2001-DHR.


Con gran atino la Defensoría resaltó que “ya existen en la zona problemas ambientales asociados a la falta de ordenamiento territorial, que induce a la alteración y hasta la destrucción de los hábitat por el desarrollo habitacional y comercial, así como por el incumplimiento de la legislación nacional sobre la zona marítimo-costera, ( y que) el ejercicio de una nueva actividad como lo es la "exploración petrolera" representa un nuevo peligro para la sostenibilidad ambiental y social de las poblaciones allí ubicadas. Si bien es cierto es necesario el desarrollo, este no puede ir en contra de la sustentabilidad ambiental futura, lo cual implica afectación negativa al medio ambiente y a los recursos naturales. Si no existe garantía o certeza de un desarrollo sostenible en armonía con la naturaleza, o del impacto ambiental que su ejercicio significará, no será conveniente el funcionamiento de ninguna industria, pues a un mediano o largo plazo representará más que un beneficio significará un enorme perjuicio para la comunidad y en general para la sostenibilidad del país...
... la participación ciudadana, expresa, no sólo un sistema de toma de decisiones, sino un modelo de comportamiento social y político, fundamentado en los principios de pluralismo, la tolerancia, la protección de los derechos y libertades, y la gran responsabilidad de los ciudadanos en la definición del destino común. Contribuyendo a la formación de ciudadanos capaces de interesarse de manera sostenida en los procesos gubernamentales, y hace más viable la realización del ideal de que cada ciudadano tenga iguales oportunidades para lograr el desarrollo personal al cual aspira y tiene derecho.


Por lo tanto, se hace fundamental que las instituciones estatales involucradas en el proceso de revisión y otorgamiento de permisos requeridos para realización de las perforaciones petroleras en la zona costera y marina Caribe del país, tomen en consideración lo manifestado por la comunidad, reconociendo un derecho que ha sido otorgado por nuestro país con la Declaración de Río, y que además se encuentra establecido en el artículo 6 de la Ley Orgánica del Ambiente, el cual textualmente indica:


"Artículo 6.- Participación de los habitantes. El Estado y las municipalidades, fomentarán la participación activa y organizada de los habitantes de la República, en la toma de decisiones y acciones tendientes a proteger y mejorar el ambiente."

... se hace evidente que en el presente caso, las autoridades del Ministerio de Ambiente y Energía no se preocuparan en actuar de forma coordinada con las Municipalidades de la zona, incluso existe una rotunda negativa de parte de la Municipalidad de Talamanca en aprobar la realización de las actividades petroleras en cuestión. Entonces, contrariamente a lo determinado por la Sala Constitucional se ha pretendido imponer a las poblaciones una decisión que viene a afectar la calidad de vida de la población, así como la potestad de las autoridades municipales de luchar por la protección de los intereses de la comunidad.” (la negrita no es del original)


Entre las recomendaciones que emitió la Defensoría de los Habitantes se encuentran varias de suma importancia para el asunto que nos ocupa.
A LA SEÑORA MINISTRA DEL AMBIENTE Y ENERGIA, Licda. Elizabeth Odio Benito y AL SECRETARIO TECNICO NACIONAL AMBIENTAL, MINISTERIO DEL AMBIENTE Y ENERGÍA, Lic. Humberto Cerdas, recomienda: (i)ncluir la información obtenida del proceso de participación ciudadana con las comunidades indígenas de Talamanca, así como cada una de las comunidades que serán afectadas y los grupos organizados que las representan, incorporando la participación de las Municipalidades de la zona.


A las Municipalidades de Talamanca y Limón, se recomienda colaborar en los procesos de información a la población, promoviendo y divulgando la información técnica y general que le sea remitida con el fin de hacer efectivo el derecho de participación ciudadana aludido en el presente informe.


Precisamente para cumplir con nuestras responsabilidades como Municipalidad en la adecuada representación de los habitantes del Cantón de Talamanca, y para observar las recomendaciones de la Defensoría de los Habitantes es que hemos solicitado muy respetuosamente que se coordine con este Consejo Municipal la convocatoria de una Audiencia Pública para recabar información necesaria para una toma responsable de decisiones.II.- SOBRE EL AREA DE INFLUENCIA DEL PROYECTO.
En la misiva que se nos ha notificado SETENA concluye que Talamanca no está dentro del área de influencia del proyecto, lo cual es un error.


1. El diccionario Enciclopédico Oceáno Uno define el término “influencia” como efecto producido a distancia”; e “influir” como “producir una cosa sobre otra ciertos efectos”. Por ello discrepamos de su criterio y estamos convencidos que la zona costera de Talamanca -que abarca desde la desembocadura del río Tuba Creek hasta la del río Sixaola-, se halla comprendida dentro del área de influencia del proyecto de exploración y explotación petrolera.


2 La SETENA cita el artículo 36 del Reglamento sobre Procedimientos de la SETENA para el marco jurídico de la audiencia pública, “coordinando con la Municipalidad o Municipalidades en cuya jurisdicción se encuentra el área de influencia”. Lo que concierne es definir el área de influencia y con cuales municipalidades hay que coordinar. Tanto los consultores independientes, el Dr. Yañez-Arancibia y el MSc. Zárate Lomeli, como los numerosos técnicos nacionales y estadounidenses quienes han aportado sus comentarios al Exp. 619-98 SETENA para que sean consideradas sus observaciones al EIA y su Adendum, han comentado sobre el área de influencia.


En la Revisión Técnica Especializada de la Respuesta de Harken Costa Rica Holdings, LLC, a la Secretaria Técnica Nacional Ambiental, (SETENA). Estudio de Impacto Ambiental Fase II. Ubiación de una Plataforma de Perforación Exploratoria, Región de la Plataforma del Caribe de Costa Rica, Provincia de Limón, Costa Rica con fecha junio 2001, por Yañez y Zárate, (de aquí en adelante, Revisión Técnica Especializada) se incluye como comentario especifico este tema. Ellos definen el área de influencia como:

“aquella superficie, donde se presentan directa o indirectamente los impactos ambientales (ecológicos, sociales y económicos) de un proyecto
o actividad de desarrollo. En este sentido, los impactos ambientales deben ser evaluados, estableciendo su relación causa-condición-efecto, duración
temporalidad, magnitud, sinergismo y acumulación, entre otros atributos”
3. La Empresa respondió a la Resolución No.0029-2001 – SETENA del 16 enero 2001 con un Adendum al EIA en marzo 2001. Dentro de dicho Adendum, la empresa adjunta mapas con posibles trayectorias de derrames basado en modelos de simulación realizado por la Empresa Morris Environmental hechas con información suministrada por el oceanógrafo de la empresa. Dependiendo de las corrientes marinas y otros factores. Los mapas revelan que un derrame podría llegar a la costas de Moín y Limón, dentro de un periodo tan corto como cuatro horas, y puede ser dispersado para penetrar al parque marino de Cahuita dentro de un día, y al Refugio Nacional de Vida Silvestre Gandoca-Manzanillo al segundo día.


Los consultores Yánez y Zárate observan que la empresa “describe superficialmente los ecosistemas arrecifales sur de Limón, el Parque Nacional Cahuita, Puerto Viejo hasta Punta Mona y el Refugio Nacional de Vida Silvestre Gandoca-Manzanillo. Estos ecosistemas también debieron formar parte del área de influencia del proyecto.”


Por otro lado, Yañez y Zárate observan en su Revisión Técnica Especializada que la empresa consideró en su caracterización del medio socioeconómico del EIA como área geográfica de influencia del proyecto a la franja costera comprendida entre Limón y Hone Creek de Talamanca; sin embargo, después definen su área de influencia arbitrariamente en 10 km a la redonda del punto para perforar.
Ellos concluyen:


“la empresa consultora debió considerar en el EIA, criterios adicionales como los anteriormente expuestos, para definir la zona de influencia directa e indirecta del proyecto, que con toda seguridad se extiende al menos, hasta la zona costero-marino de máxima dispersión de contaminantes producidos en caso de una contingencia o derrame mayor y de los sitios para la disposición final de residuos sólidos y líquidos. A esta zona de influencia debieron definirse las medidas de mitigación y prevención para los impactos ambientales esperados con la implementación del proyecto.”


4. Justicia para la Naturaleza presentó al expediente 619-98-SETENA durante la Audiencia Pública del 19 de septiembre de 2001, otra evaluación independiente al Adendum y a la Revisión Técnica Especializada que fue realizada por la doctora en química Anna Cederstav de la Asociación Interamericana de Derecho Ambiental con sede en California, EEUU. Después de que avala las recomendaciones destacadas dentro de la Revisión Técnica Especializada, añade observaciones adicionales que también abarcan el tema del área de influencia. En sus comentarios al numeral 7 dice:

“Los modelos presentados están basados en suposiciones excesivamente optimistas en cuanto a escenarios y tiempos de respuesta para los accidentes, y por ello subestima notablemente el área posible de impacto en el caso de un derrame de petróleo significativo.
El Consorcio considera como ‘área de influencia directa’ la superficie de 500 m. a la redonda de la plataforma, y como ‘área de influencia indirecta” una zona de solo 10 km de la plataforma. La decisión de considerar solo éstas áreas tan pequeñas como áreas de influencia es enteramente inaceptable ya que es bien sabido que los derrames de hidrocarburos desde plataformas de perforación fuera de la costa, pueden tener graves efectos ambientales sobre zonas mucho más grandes. (citas…)


5. Además de las evaluaciones independientes internacionales, diversos técnicos nacionales han aportados sus comentarios sobre el EIA y su Adendum. La biólogo marina, MSc. Ana Fonseca experta en arrecifes de coral, remitió sus observaciones en una carta dirigida a Lic. Humberto Cerdas Brenes, Secretario General de SETENA en abril, 2001 en que presento varias interrogantes sobre dichos documentos, incluyendo, “que no demuestren y ni se comprometan claramente a que no van a quedar lodos en suspensión y que estos a su vez no van a ser arrastrados por la corriente hasta los arrecifes coralinos, incluídos los de Isla Uvita y Punta Cahuita. Esto independientemente del análisis químico, aunque los lodos no tengan evidencia de contaminación química son dañinos por sí mismos…. En el impresionante Anexo 2, hay varios mapas del destino de los posibles derrames pero ni siquiera hay un estudio claro de corrientes locales con la metodología específica de como se realizó el estudio de corrientes. Los corrientes locales hay que estudiarlas con boyas durante todo el año, no se pueden basar sólo en un modelo matemático si no existe tal estudio, y si existe que lo citen… Si vemos el mapa que ellos presentan en el Anexo se comprueba que Cahuita no está a 60 km sin o a 41 km. De nuevo no es evidente que este arrecife no se vea afectado en caso de un derrame por falta de estudios de corrientes.”


6. En el informe de sus Inquietudes y Comentarios Sobre el Adendum con fecha 16 abril de 2001, el especialista en Política Ambiental, Javier Mateo-Vega, M.A. de la Organización de Estudios Tropicales con la colaboración de Andrea Borel de la Universidad de Western Ontario en Canada también se enfoque en las deficiencias de delimitar el área de influencia y los impactos de las actividades. Ellos mencionan la dirección de los vientos del noreste, los modelos de difusión de un derrame bajo condiciones de tormento y la falta de información adecuada sobre los tipos de aceite o crudo que podría hallarse en el sitio para aclarar los modelos de escenarios que se presentan para un posible derrame.


7. Desde la Facultad de derecho de la UCR, se entrego observaciones a la SETENA realizadas por Alejandra Merino y Roberto Solano, con el apoyo de Corey Niles de la Universidad de Washington y Ignacio Escorriola de la Universidad de Florida. Ellos determinaron que debido a las características climático-metereológicas del lugar geográfico donde se realizará la fase de perforación exploratoria, en condiciones de tormenta y oleaje, y dada la dirección de las mareas en la zona (de Norte a Sur), en caso de un eventual derrame, este alcanzaría inevitablemente el litoral Caribe Panameño. Este hipotético escenario indica potenciales impactos en aguas transfronterizas, los cuales tendrían que ser valorados por el Estado Costarricense a la luz del Derecho Internacional Ambiental. Sobre este punto adjuntamos las siguientes observaciones:

La creación del Convenio constitutivo de la Comisión Centroamericana del Ambiente y Desarrollo , marca el inicio de una serie de esfuerzos en el istmo para estrechar la cooperación y coordinación de políticas ambientales. Este convenio proporciona un marco institucional para el desarrollo de iniciativas regionales comprometidas con el desarrollo sostenible del área. En este nuevo contexto, se han firmado en la última década varios acuerdos y convenios con la nación vecina de Panamá, entre ellos:
La creación del Parque Internacional La Amistad , el cual comprende 207,000 hectáreas y se encuentra situado en la zona fronteriza de ambas naciones. Su importancia radica, entre otras cosas, en que protege la cuenca hidrográfica Talamanca-Sixaola.
En 1995, los gobiernos de Panamá y Costa Rica, ratifican una convención concerniente a la protección del medio-ambiente y los ecosistemas encontrados en el área fronteriza. Este es un acuerdo derivado del Tratado de Cooperación Fronteriza establecido en 1979. Como resultado de dicho acuerdo de cooperación bilateral, se creó la Comisión Binacional Permanente cuyo principal objetivo es fortalecer las relaciones de cooperación en lo que respecta al manejo de los recursos ambientales transfronterizos. El convenio promueve una serie de iniciativas compartidas para el desarrollo sostenible de la región transfronteriza, contribuyendo tanto a la protección de la cuenca del Río Talamanca-Sixaola, como a otro ambiciosos proyectos ambientales: el Corredor Biológico Mesoamericano, el Corredor Atlántico-Panameño y el Corredor Talamanca-Caribe . Asimismo, debemos recordar que el manejo integrado de recursos hídricos transfronterizos fue reconocido como uno de los temas cruciales en la Declaración del Tercer Diálogo Interamericano de Manejo del Agua .

Por tanto, ellos recomienda que se debe no solo advertir a Talamanca si no al Gobierno Panameño.


III. La evaluación de EIA debe efectuarse en su totalidad La ley de Biodiversidad, No. 7788 de 1998, en su Art. 92 sobre las evaluaciones de impacto ambiental dice que, la evaluación se aprobará de conformidad con el artículo 17 de la ley Orgánica del Ambiente. La ley sigue, en su artículo 94 a guiar sobre como evaluar un proyecto en etapas de la evaluación del impacto ambiental, dice, la evaluación del impacto ambiental en material de biodiversidad debe efectuarse en su totalidad, aun cuando el proyecto esté programado para realizarse en etapas. Ya esta concesionado el bloque 3 con toda la costa de Talamanca y el Viceministro de Ambiente y Energia giro ordenes a la SETENA que se vuelve a tramitar los bloques marinos 12 y 3, en su oficio DVM-441-00 del 14 diciembre de 2000. Por esto, estamos muy anuentes y decidios a participar en el proceso de decidir sobre los recursos marinos costeros de nuestro Cantón.

En suma, en la jurisdicción de la municipalidad de Talamanca existe una amplia franja costera, dedicada principalmente a actividades turísticas y recreativas, y de la conservación, que se halla en el área de influencia del proyecto de marras. A pesar de esto, SETENA no solo no informó a esta Municipalidad sobre los pormenores del proyecto de exploración y explotación petrolera y del estudio de impacto ambiental y sus modificaciones, sino que tampoco tuvo la deferencia de invitarnos y tomarnos en cuenta para la coordinación de la audiencia pública del 19 de setiembre pasado en Cantón Central de Limón, violando varias leyes de la República y tratados internacionales. Ese miércoles 19 de setiembre, dicho sea de paso, se celebró en la sede de nuestro municipio la reunión del Concejo Municipal que habitualmente se lleva a cabo todos los miércoles, por lo que de todas maneras estábamos imposibilitados de asistir. No quepa la menor duda de que, con la debida coordinación habríamos buscado el día idóneo para participar en aquel foro.
Por todo lo expuesto, solicitamos que sea revocada la resolución indicada, y que se coordine la realización de la consulta popular en nuestro cantón, como en Derecho procede.


Bribri de Talamanca de Limón, Costa Rica
21 de Noviembre de 2001
MUNICIPALIDAD DE TALAMANCA


George Brown Hudson
PRESIDENTE MUNICIPAL

Arriba