Inicio > Asuntos legales

Carta a SETENA explicando la invalidez del Estudio de Impacto Ambiental de Mallon

 

21 de noviembre, 2002

Lic. Eduardo Madrigal Castro
Secretario General;
Licda. Maricé Navarro
Departamento Legal
SETENA

RE: Exp. 126-00-SETENA

Estimados señores:

Reciban un cordial saludo de nuestra parte. En razón de la conversación sostenida con ustedes el día de ayer, en la cual se nos manifestó de su parte las razones por las cuales a esta fecha no ha sido resuelto el Recurso de Nulidad Absoluta, Evidente y Manifiesta, presentado por nuestra organización JUSTICIA PARA LA NATURALEZA, nos permitimos hacerles los siguientes comentarios al respecto:
Después de una lectura detallada del documento emanado del señor Jaime Barrientos, Director General de Hidrocarburos, Oficio DGH-332-02, de fecha 1 de agosto del 2002, creemos que la aparente divergencia que la licenciada Navarro apuntaba respecto a los criterios emitidos por dicho señor, tienen una explicación, que respetando su criterio creo interpretar de la siguiente forma. El párrafo segundo de dicho oficio hace una reseña acerca del cuestionamiento que esa Secretaría le formula, repitiendo casi textualmente el contenido de la pregunta.

Después de hacer esta reseña, tal y como lo indica el mismo documento, él procede a apuntar una serie de defectos que adolece el documento presentado por Mallon, para finalmente llegar a la conclusión que el mismo no puede considerarse un verdadero Estudio de Impacto Ambiental.

Del análisis que realiza el señor Barrientos, y en lo que nos interesa, cabe mencionar algunos párrafos que se pronuncian sobre el fondo de la consulta:

“Cabe destacar que lo comprendido en el proyecto de Recopilación y Análisis de Información cumple con lo subrayado anteriormente del artículo 1 supracitado en referencia con el objetivo de la “Prospección Petrolera”. Sin embargo, dichas actividades de gabinete no estarían dentro de los métodos descritos en la definición de prospección petrolera del decreto citado, que se refieren a actividades geológicas y geofísicas de campo, ya sea terrestre o marino.”

“En tal sentido, el proyecto de Recopilación y Análisis de Información, establecido por el adjudicatario Mallon Oil Company Sucursal Costa Rica para cumplir el requisito de firmeza del acto adjudicatario de la Licitación Petrolera No. 2, a pesar de calzar dentro de la definición de los objetivos de la actividad de prospección (del Decreto 26750-MINAE) según se mencionó anteriormente, no constituyen métodos de campo tales como los que prevé el artículo 1 del mencionado decreto. Por ende, Las actividades de gabinete descritas en el documento de Mallon no constituyen a nuestro criterio, un proyecto para ser presentado ante la SETENA dentro del proceso de Evaluación de Impacto Ambiental, según lo establece el artículo 17 de la Ley Orgánica del Ambiente, citado anteriormente.”

...

“Cabe destacar que la ubicación geográfica de la actividad en cuestión en un (sic) evaluación de impacto ambiental, se refiere a su localización en el campo, con el fin de analizar todas Las implicaciones ambientales de su ejecución. En tal extremo, una actividad de gabinete que incluye recopilación, análisis o procesado de información, aunque se refiera a una región geográfica, no se ejecuta en el campo, y por lo tanto no constituye tema ha ser evaluado en sus impactos ambientales sobre la región considerada.”
“Lo subrayado en las anteriores aseveraciones de Mallon Oil Company constituye una confirmación de que lo presentado por dicha empresa no cumple con establecido en el Decreto No. 26750-MINAE para la Fase I: Prospección Petrolera, por lo referido en el sentido de que tal proyecto no implica labores de campo y no tiene interacción con el medio.”
Consideramos que de la lectura de la totalidad del documento queda claramente establecido que la posición del señor Barrientos es una: no puede considerarse el documento presentado por Mallon bajo el título

“Estudio de Impacto Ambiental, Proyecto de Recopilación y análisis de información para la Fase I de Prospección Petrolera en la Región Huetar Norte y Huetar Atlántico de Costa Rica”, como un verdadero estudio de evaluación ambiental, en virtud de la serie de defectos que el señor Barrientos señala en su oficio.

Es importante recordar de que acuerdo a nuestro ordenamiento jurídico la ley tiene supremacía sobre cualquier decreto y es en este sentido que el Decreto 26750-MINAE debe interpretarse al amparo del Art. 17 de la la Ley Orgánica del Ambiente a efectos de no crear roces innecesarios en esta materia.

Esperando que nuestros comentarios le sirvan de algo, se despide de ustedes atentamente,

Lic. Ruth Solano Vázquez,
Justicia para la Naturaleza

Emily J. Yozell,J.D.
ADELA

cc. Ministro de Ambiente y Energía;
Director General de Hidrocarburos

Arriba