inicio :: prensa y difusión :: prensa
 

Dijo no a permiso de exploración en Limón

Setena rechazó búsqueda petrolera

• Ambientalistas felices; empresas guardan silencio

Vanessa Loaiza

2 de marzo del 2002
La Nación


Después de cinco años de trámites, resoluciones de la Sala Constitucional y las protestas de grupos ambientalistas, ayer, la Setena anunció que no aprueba la exploración petrolera en Limón.

Según la resolución 146-2002, la propuesta de búsqueda de hidrocarburos en el Caribe "no es viable ambientalmente".

Aunque ayer hubo hermetismo de parte de los voceros de las compañías, ambas tienen un plazo de tres días hábiles –a partir del lunes– para apelar el fallo.

Por el contrario, para grupos de ambientalistas como la Asociación de Lucha Antipetrolera (Adela), o Oilwatch, la negativa a la exploración es un triunfo en su lucha por mantener a Limón libre de inversionistas petroleros.

Principales razones

La Setena emitió 55 considerandos generales, legales y ambientales para rechazar el estudio de impacto ambiental que le habría permitido a las empresas instalar una plataforma de exploración petrolera frente a Moín.
Según Humberto Cerdas, secretario técnico de la entidad, el estudio presentó "lagunas técnicas" las cuales no garantizaban una búsqueda de petróleo "limpia" que no riñera con la conservación del ambiente.

También aseguró que el documento presentado por Harken no evaluaba suficientemente los impactos de la exploración sobre la flora y la fauna marina.

Cerdas añadió que el estudio no precisó cómo se tratarían los lodos derivados de la perforación del fondo marino.

En Moín, Harken iba a instalar una plataforma flotante a nueve kilómetros del puerto.

Luego perforaría el lecho marino con una broca que se incrustaría hasta 4.000 metros.

Si se encontraba petróleo, el contrato establece que las empresas beneficiadas debían entregarle al Estado entre el 10 y el 15 por ciento de las ganancias brutas.

Hermetismo total

Tras la resolución, los voceros en Costa Rica de ambas empresas prefirieron guardar silencio.

Uno de los representantes de Harken Energy Corporation, Olman Barboza, dijo que no se referiría al tema porque ayer no tenía el documento de la Setena.

De igual forma, el gerente de MKJ Xploration, Juan Pacheco Webb, se negó a dar declaraciones y dijo que en los próximos días convocaría a una conferencia de prensa.

También agregó que es muy pronto para tomar decisiones y no sabe si la compañía apelará la resolución.

Para la consultora legal ambiental, Vicky Cajiao, este fallo no tiene implicaciones serias para el Estado, pues el contrato de exploración con las empresas estaba condicionado a la aprobación del estudio de impacto ambiental.

Agregó que si las compañías no apelan, lo que procede es archivar el expediente.

Por su parte, los ambientalistas externaron satisfacción y cierta cautela.
El representante de Adela en Limón y Talamanca, Enrique Joseph, dijo que "todavía no es tiempo de celebrar", pues aún hay un plazo para que las dos empresas afectadas apelen la resolución.

De igual forma, en San José, Rodrigo Alberto Carazo manifestó "una tremenda satisfacción por el resultado, que es el reflejo de toda una lucha de cientos y luego miles de costarricenses opuestos al petróleo".

Mauricio Álvarez de Oilwatch consideró que con este fallo la lucha antipetrolera no se detiene.

"Ahora vamos a pedir la derogatoria total de la Ley de hidrocarburos (vigente desde 1996).

El desarrollo económico del país tiene que ir de la mano con proyectos que no dañen el ambiente", sentenció.

Colaboró: Israel Oconitrillo, corresponsal de La Nación.

 

arriba


Trámites y protestas

Desde que MKJ Xploration se interesó por la concesión petrolera en Limón han transcurrido sesenta meses.

14 de febrero de 1997: Se publica el primer cartel de licitación que promociona la búsqueda de hidrocarburos.

Febrero-octubre de 1997: Doce compañías petroleras compraron el cartel. Solo MKJ Xploration Inc. presentó ofertas.

20 de julio de 1998: MKJ obtiene la concesión de cuatro bloques en Limón (dos marinos y dos terrestres).

Noviembre de 1999: MKJ realiza estudios de reflexión sísmica en un área de 107 kilómetros cuadrados frente a la ciudad de Limón y asegura en abril del 2000 que hay muchas posibilidades de hallar petróleo.

16 de mayo de 2000: MKJ le cede parte de los derechos de la exploración a Harken Costa Rica Holdings.

Junio de 2000: Harken le entrega a la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (Setena), el estudio de impacto ambiental para construir una plataforma marina en las afueras de Moín.

Setiembre del 2000: Un fallo de Sala IV le impide a la empresa buscar hidrocarburos en las zonas indígenas.

19 de setiembre del 2001: Caldeada audiencia pública en Limón para que la población opine sobre el proyecto.

1° de marzo del 2002: Setena rechaza el estudio de impacto ambiental porque considera que no garantiza una exploración que no dañe el ambiente.

Fuente: Centro de Información y Documentación de La Nación.

arriba

 
 
 

2004, Grupo ADELA, Costa Rica
Ver sitio del año 2002 • Go to 2002 web site
Diseño, hospedaje y mantenimiento: cosmovisiones.com
Escribir a ADELA: adela@grupoadela.org
Sitio de la campaña antipetrolera en Costa Rica