inicio :: prensa y difusión :: prensa
 

El ministro Carlos Manuel Rodríguez considera que el rechazo de la Setena anula el contrato.
Dice que firma incumplió contrato

11 de marzo del 2004

Gobierno da marcha atrás en pago a la petrolera Harken

• MINAE: empresa podría iniciar más acciones legales

Manuel Zúñiga C.

El Gobierno desistió de indemnizar a la petrolera estadounidense Harken, empresa con la había firmado un contrato para que buscase y extrajera petróleo del Caribe costarricense.

El ministro de Ambiente y Energía, Carlos Manuel Rodríguez, dijo que el Consejo de Gobierno consideró “no viable” la posibilidad de una indemnización pues en estos momentos se estudia rescindir el contrato por supuestos incumplimientos de la petrolera.

A Harken Costa Rica Holdings se le iban a pagar entre $3 millones (¢1.272 millones) y $12 millones (¢5.080 millones), como indemnización por haberle impedido desarrollar las exploraciones en el Caribe después de haberse formulado objeciones ambientales.

Sin embargo, Rodríguez dijo que el presidente Abel Pacheco y su gabinete decidieron ahora revertir su posición sobre el pago.

“Hablamos de una rescisión porque hemos documentado varios incumplimientos; entonces no tenemos una base legal para un finiquito” mediante indemnización, comentó el Ministro.

Entre las objeciones está el rechazo de la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (Setena) al estudio de impacto ambiental presentado por Harken.

Rodríguez afirmó que, al ser ese estudio un requisito del contrato, la petrolera incurrió en incumplimiento de lo pactado.

Presión desde fuera

Esta decisión del Gobierno, supone Rodríguez, podría propiciar nuevos actos legales de Harken.

La empresa había pedido en setiembre anterior un arbitraje internacional y solicitó la indemnización por $57.000 millones, cifra considerada “astronómica y risible” por el Gobierno.

Después, Harken retiró esa demanda en espera de la decisión del Gobierno.

Ahora, el jerarca no descarta la posibilidad que la empresa acuda a instancias internacionales. “No nos quedaría más que afrontarlas”, admitió.

El Ministro agregó que la queja de Harken (que rechaza la validez del criterio de la Setena) puede ser resuelta por los tribunales locales, sin necesidad de acudir a procesos fuera del país.

“Que no nos amenacen con ir afuera”, dijo Rodríguez, quien insistió en que el Gobierno ha cumplido cada punto del contrato.

El embajador estadounidense en Costa Rica, John Danilovich, aseguró que está enterado de la nueva decisión gubernamental, pero agregó que la sede diplomática, por ahora, se mantendrá al margen. “Esperamos que la empresa norteamericana reciba un tratamiento justo”, expresó.

Colaboró la redactora Berlioth Herrera.

Cinco años de polémica

• Tres administraciones presidenciales han tenido relación con el proceso

Febrero de 1997: La administración Figueres Olsen publica el primer cartel de licitación que promueve la búsqueda de hidrocarburos.

Julio de 1998: Ya con Miguel Ángel Rodríguez en la Presidencia de la República, la empresa MKJ logró la concesión para explotar cuatro bloques petroleros en la provincia de Limón.

Mayo del 2000: MKJ cedió parte de los derechos de exploración a Harken

Marzo del 2002: La Setena rechazó los estudios de impacto ambiental. Por esto, el Gobierno rescindió el contrato.

Setiembre del 2003: Harken solicitó un arbitraje ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias por Inversiones (Washington, EE. UU.) y sorprendió al nuevo mandatario, Abel Pacheco, pidiendo una indemnización por $57.000 millones. Días después, el presidente de la empresa, Brent Abadie, anunció que desistía de tal demanda.

Enero del 2004: El Gobierno piensa pagar una indemnización por los gastos de la firma en los estudios geológicos y sísmicos.

Marzo del 2004: El Gobierno se niega a indemnizar pues alega “incumplimiento del contrato”.

 

 

arriba